Leer Ciencia

Leer Ciencia en Ciencia Viva. Breve canon personal

Literatura de divulgación científica.  Un breve canon personal

Johannes Gutenberg, inventor de la imprenta

La invención de la imprenta por Johannes Gutenberg en 1440 supuso un paso de gigante para favorecer la difusión de la cultura y, en alguna medida, fue un inicio de una cierta democratización. Pero todavía durante muchos años, por muy diversos motivos, uno de sus principales vehículos,-el libro- no fue accesible a la población de forma rápida, sino gradual y se necesitaron profundos cambios sociales, económicos y políticos. Hoy, los libros, como herramientas de transmisión de conocimientos humanísticos, artísticos y científicos, están al alcance de casi todos.

 La explosión acelerada de las nuevas tecnologías de la información y, en este caso concreto, la irrupción agresiva en el mercado de formatos como  e-book e i-pad, han multiplicado opiniones agoreras respecto al porvenir de la lectura. Personalmente no soy pesimista, antes al contrario, el libro-papel y el electrónico pueden convivir, siendo compatibles y no excluyentes, y juntos, con otros dispositivos integradores del  futuro, contribuirán a amplificar el acceso de la sociedad a las distintas expresiones culturales. Evidentemente lo dicho es aplicable a la literatura de divulgación de la ciencia. Desearía no equivocarme.

Tras este preámbulo, paso a esbozar una breve exposición sobre mis autores preferidos, una especie de canon personal, en lo que se refiere a la comunicación de la ciencia. Daré mi opinión, centrándome en personajes  de repercusión mundial y, tal vez, en otro momento podría abordar la situación española.

Charles Darwin

Obras emblemáticas como los Principia de Isaac Newton, los Diálogos sobre los dos máximos sistemas del mundo, de Galileo Galilei, el Tratado de Química de Antoine Lavoisier, El origen de las especies y El origen del hombre de Charles Darwin y algunos clásicos anteriores, o las más recientes de James C. Maxwell,  Albert Einstein y otros, indispensables en la formación de científicos, son más tratados para conocimiento de iniciados que textos divulgativos, aunque los escritos de la última etapa de la vida del padre de la relatividad y su autobiografía sí que tendrían cabida.

Podríamos partir de Michael Faraday, en la primera mitad del siglo XIX, que dio a conocer sus investigaciones de Química y Física con sus conferencias juveniles y de Navidad y sus publicaciones Historia química de una vela e Investigaciones experimentales de electricidad, como más significativas.

Ya en el siglo XX, se produce un avance cualitativo y cuantitativo con el empeño de notables científicos en comunicar a la sociedad sus teorías y experimentos. Louis de Broglie, con Los senderos de la ciencia, Erwin Schrödinger, con ¿Qué es la vida?,  Werner Heisenberg, Paul Dirac y Abdus Salam, en la obra conjunta de los tres premios Nobel, La unificación de las fuerzas fundamentales, Niels Bohr y su libro La teoría atómica y la descripción de la Naturaleza, merecen especial mención.

Fred Hoyle con El universo inteligente y El breviario del señor Tompkins de George Gamow, complementarían una muestra en la que, sin duda, estarían muchos investigadores más.

Santiago Ramón y Cajal

No podemos olvidar a la científica más célebre, Marie Curie, con sus Escritos biográficos y la biografía apasionada que  Eve  Curie realizó acerca de su madre en La vida heroica de Marie Curie descubridora del radio,  que fue semilla de muchas vocaciones científicas. También nuestro Nobel, Santiago Ramón y Cajal, en sus últimos años nos obsequió con Tónicos de la voluntad y El mundo visto a los ochenta años. Comienzan a aparecer, avanzado el siglo, profesionales de la divulgación con sólida solvencia científica.

A continuación un breve repaso a una selección de excelentes aportaciones de reconocidos hombres y mujeres de ciencia desde la segunda mitad del pasado siglo hasta nuestros días en las distintas disciplinas.

Rita Levi-Montalcini

En las ciencias biológicas y biomédicas destacamos a A.I. Oparín con El origen de la vida,  a los Nobel Rita Levi-Montalcini y Elogio de la imperfección y James Watson  y La doble hélice, a Stephen Jay Gould y su Vida maravillosa, Richard Dawkins y El  gen egoista y la recientemente desaparecida Lynn Margulis con Los inicios de la vida.

Si excluimos algunos textos alquimistas de Paracelso y algunas obras de Robert Boyle, como El químico escéptico, los químicos se incorporaron algo más tarde a la tarea divulgativa. Citaremos al Nobel de Química llya Prigogine, aunque dirigió sus escritos en mayor medida a la Física, concretamente al tiempo como magnitud, la termodinámica y el caos y a la filosofía de la ciencia.

Uno de los más celebrados es el bioquímico Oliver Sacks con El tío tungsteno. Muy populares y traducidos fueron los libros La tabla periódica y Molecules au quotidien, de Primo Levi y Peter Atkins respectivamente así como Molecules at an exhibition: portraits of intriguing materials in everyday life de John Emsley. Original e innovadora la aproximación entre cultura convencional y ciencia que introduce el premio Nobel de Química, Roald Hoffmann, que, además de realizar una excelente simbiosis de química y poesía, ha sido coautor con Carl Djerassi de la notable obra de teatro Oxigene.

En Física el elenco es amplio, entre ellos algunos galardonados por la Academia sueca como Pierre-Gilles de Gennes con Gotas, burbujas, perlas  y ondas. Richard FeynmanEstá usted de broma Sr. Feynman?-,  Steven Weinberg con Los tres primeros minutos del universo y Murray Gell-Mann (El quark y el jaguar), favorecieron poderosamente  la promoción de la física moderna. Georges Charpak dedicó los últimos años de su vida, con entusiasmo, a inculcar el interés por la ciencia entre los más jóvenes  publicando, entre otras, Sed sabios, convertíos en profetas.

Stephen Hawking

Sería imperdonable no recordar a  los más mediáticos: el prolífico Isaac Asimov con Yo Robot y El electrón es zurdoCarl Sagan y su mundialmente conocida obra Cosmos y, tal vez  el más popular, Stephen Hawking,  que, con su  Historia del tiempo,  hasta en nuestro país alcanzó la cima del ranking de ventas.

Como se puede ver, un largo catálogo de autores, todos científicos, y de sus obras. Como se ha apuntado, no están todos los que son, pero todos los que están serían una buena base para una consistente biblioteca de divulgación científica.

Miguel Carreras / @MiguelCarreras
Presidente de la Asociación Ciencia Viva (@cienviva)

Anuncios

Comentarios

4 comentarios en “Leer Ciencia en Ciencia Viva. Breve canon personal

  1. Leyendo el articulo veo que tengo muchos libros por leer!!

    Publicado por Fernando | mayo 14, 2012, 8:18 pm
  2. Muy buenos libros todos ellos. Mi favorito sigue siendo El tío tungsteno.

    Publicado por Adela | mayo 15, 2012, 7:47 am
  3. Muy buena y completa la selección, Muy fundamentales también: “Una breve historia de casi todo”,” “Historia de un átomo”

    Publicado por Cersei | mayo 16, 2012, 2:35 pm
  4. Tenía Razón….nuestro Albert Einstein….cuando enunciaba……… Los conceptos y principios fundamentales de la ciencia son invenciones libres del espíritu humano……………

    Publicado por Damaris Violeta | mayo 16, 2012, 5:51 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Apuntes de Ciencia Viva

Streaming Ciencia Viva

CON CIENCIA – TVE Aragón

Ciencia Viva en la cárcel

Revista A ciencia cierta.. (2000-09)

Ciencia en Expo Zaragoza

Sonia Fernández Quantum Ergo

David Jou en Quantum Ergo

Mira Quanta (Alberto Galindo)

Manuel Asorey Quantum Ergo

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 1.645 seguidores

Estadisticas Blog

  • 121,288 visitantes

Premio Casa de las Ciencias 2000

Premio Saviron a M. Carreras

Fotos Premio Saviron 2006

Twitter Ciencia Viva

A %d blogueros les gusta esto: