Apuntes de ciencia, Miguel Carreras

Premios Nobel: La excelencia

Alfred Bernhard Nobel

Aunque los premios Nobel no son lo que fueron, es indudable que suponen el máximo reconocimiento mundial para los galardonados. Su origen data de 1895, cuando el químico, ingeniero e industrial sueco Alfred Bernhard  Nobel, formado científicamente en la Rusia zarista, tal vez abrumado por las consecuencias derivadas de la utilización militar de su invento más conocido- la dinamita, mezcla de nitroglicerina y kieselguhr-decide en testamento donar a una fundación que creó gran parte de la inmensa fortuna acumulada.  El objetivo era reconocer los esfuerzos de creación científica, humanística y pacifista de las personas que acreditaran suficientes méritos. Además de la dinamita, patentó otros explosivos, como la balistita (pólvora sin humo). En su honor un asteroide lleva su nombre y también un elemento químico, el nobelio.

Hizo alguna incursión en la literatura escribiendo la obra de teatro Némesis, que fue prohibida por la censura por blasfema y escandalosa, destruyéndose  las copias, pero se salvó una y ciento diez años después se representó en Suecia. Curiosamente al principal censor, el clérigo Nathan Söderblom,  después ascendido al arzobispado, le dieron el premio de la Paz.

En principio se instituyeron cinco modalidades, Física, Química, Fisiología o Medicina, Literatura y Paz mundial y en 1969 se añadió el premio del Banco de Suecia de Ciencias Económicas, reconvertido en Ciencias Sociales en 1995. El organismo deliberante y ejecutor del fallo es la Academia de Suecia y el pagador el Banco Central de ese país. La ceremonia de entrega es el 10 de diciembre, aniversario de la muerte de Alfred Nobel y la cuantía actual está en torno al millón de euros. El premio puede ser atribuido individualmente o compartido; en este caso a no más de tres personas. En varias ocasiones no se adjudicaron los premios, bien por declararse desiertos o por causas bélicas.

El primer Nobel de la Paz se concedió al fundador de Cruz Roja, Jean H. Dunant y en el caso de Economía a Jan Timbergen y Kittil Frich. No se contempló el de Matemáticas, que tiene en la medalla Field el equivalente. Una leyenda muy extendida atribuía esta carencia a desavenencias  de Nobel  con el matemático de su época Mittag- Leffler, con quien su mujer le sería infiel, cuestión ésta difícil pues Alfred era célibe. Parece que Nobel, erróneamente, no consideraba la matemática de utilidad para la vida práctica.  El primer español premiado, José Echegaray, compartido con Frederick Mistral en 1904, era matemático, además de ingeniero y ministro, pero recibió el Nobel de Literatura. Igualmente sucedió con el matemático, filósofo y pacifista británico Bertrand Russell, a quien en 1950 se concedió también el Nobel de Literatura.

 Además de Echegaray, fueron reconocidos con el galardón de Literatura los españoles Jacinto Benavente, Juan Ramón Jiménez, Camilo José Cela y Vicente Aleixandre y a los autores en lengua española Gabriela Mistral, Miguel Ángel Asturias, Pablo Neruda, Gabriel García Márquez, Octavio Paz y Mario Vargas Llosa. Y una larga lista de grandes autores inexplicablemente ausentes: León Tostoi, Emile Zola, Máximo  Gorki, Paul Valery, Franz Kafka, Marcel Proust, Hennik Ibsen, James Joyce, Benito Pérez Galdós, Rafael Alberti, Nicolás Guillén, Alejo Carpentier, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar

Santiago Ramón y Cajal

Ningún español en la nómina de Física, Química, Economía y Paz y solo uno, Santiago Ramón y Cajal en 1906, compartido con Camilo Golgi, en Fisiología, por sus investigaciones sobre las neuronas. Severo Ochoa (1959) era nacionalizado  estadounidense cuando recibió el suyo.

Los criterios del comité  han tenido episodios salpicados por la polémica, especialmente en las modalidades de literatura y de la paz con decisiones sesgadas por los condicionantes  surgidos en el periodo de la guerra fría. Particularmente notorio que en 1970 el beneficiado fuera Alexander Solzenitsin, que literariamente poco aportaba,  y que fue utilizado como propagandista de un primario anticomunismo y también el caso de Boris Pasternak, que no pudo recibir el suyo al prohibirle viajar los soviéticos. Inesperado, incluso para el premiado, que  en 2009 el Nobel de la Paz lo recogiera  un recién llegado a la Casa Blanca, el presidente Barack Obama, por los escasos méritos aportados; a los pocos días incrementó la presencia de tropas estadounidenses en la guerra de Afganistán. Años antes fue también  discutida la concesión al controvertido Al Gore. En la Paz las mujeres son mayoría.

Hubo alguna sonada renuncia como la del francés Jean Paul Sartre (1964) en Literatura. También el vietnamita Le Duc Tho, en1973 renunció al de la Paz que se le había otorgado conjuntamente con Henry Kissinger. Este último lo conservó pese a la campaña internacional que demandaba se le retirara el premio por su probada participación protagonista en la implantación de sangrientas dictaduras en el cono sur latinoamericano.

La politización se hizo notar mucho menos en los Nobel de Ciencias de los que nos ocupamos especialmente a continuación. Desde la segunda mitad del siglo pasado ha habido una cierta proliferación de  premiados estadounidenses, aun teniendo en cuenta la relevancia indiscutible de la ciencia de ese país, acrecentada tras la Segunda Guerra mundial y la diáspora de muchos científicos europeos que colaboraron en fortalecer la investigación en la nación que los acogió espléndidamente, sin discriminaciones y, en ocasiones, olvidando turbios pasados. Sí ha habido controversias e incluso denuncias públicas por apropiación de ideas de otros.

Rita Levi-Montalcini

En la modalidad de Fisiología-Medicina, el primer premiado fue Emil von Behring y es la rama de Ciencias que más nombres femeninos acumula, un total de diez, con Rita Levi-Montalcini y Bárbara McClintock como más destacadas. En 1962 fueron premiados conjuntamente Francis Crick, James Watson y Maurice Wilkins, protagonistas de una carrera para desentrañar la estructura del ADN, no exenta de maquinaciones y olvidos, como es el caso de Rosalind Franklin, para algunos la auténtica descubridora de la doble hélice, que  no podría haber recibido el premio con sus colegas Watson y Crick  al  fallecer cuatro años antes.

En 2011 obtuvieron este premio, colegiadamente, el francés Jules Hoffmann, el estadounidense Bruce Beutler y el canadiense Ralph Steinman, por sus trabajos sobre el funcionamiento del sistema inmune. Se considera en amplios círculos científicos que se tenía que haber premiado a Raymond Damadián,   pionero de la resonancia magnética nuclear y del escáner, pero fueron otros  a los que se reconoció en 2003 por estos inventos que tenía patentados.

Svante Arrhenius

El primer premio Nobel de Química fue para el holandés Jacobus van`t Hoff y el último para el israelita Daniel Sheetman por sus investigaciones sobre los cuasicristales. Grandes nombres de la Química, como Svante Arrhenius, William Ramsay, Wilheim Ostwald, Ernest Rutherford, Walter Nernst y Fritz Haber vieron reconocidos sus méritos. Fredrick Sanger lo logró en dos ocasiones. Los alemanes Richard Khun y Adolph Butenandt no pudieron recoger el premio en 1938 por impedirlo el gobierno nazi. Una apreciable mayoría eran orgánicos. Solo un castellano parlante, el mexicano Mario Molina y cuatro mujeres, Marie Curie, Irene Jolliot –Curie, Dorothy Crowfood y Ada Yonath han pasado a la historia de los premios.

 Un ilustre histórico-Dimitri Mendeleev, padre de la tabla periódica- quedó fuera, pese a ser seleccionado por la Academia en 1906, probablemente a causa de las presiones del sueco Arrhenius, cuyas teorías el ruso había criticado. A Linus Pauling le dieron el Nobel de Química en 1954 y dos años antes había logrado el de la Paz. Roald Hoffmann (1981) lo fue por sus teorías sobre los orbitales moleculares y después compatibilizó su carrera científica con las humanidades publicando poemarios y una obra de teatro de éxito, Oxygene.

Solamente una persona-Marie Curie- tiene el honor de haber recibido el Nobel en dos categorías científicas distintas: el 1903 el de Física con Henri Becquerel y en solitario el de Química ocho años después.

El último Nobel de Física se asignó a los norteamericanos Adam Riess, Saul Pertmutter y Brian Schmidt por sus trabajos acerca de la expansión acelerada del universo y el primero a Wilhem C. Roentgen y solo John Bardeen fue laureado dos veces. Dos mujeres lo consiguieron, Marie Curie y Marie Goppert- Mayer y al físico y matemático Henri Poincaré se lo denegaron,  pese a haber sido seleccionado  en más de una ocasión. En Física se dan los dos extremos, el premiado más longevo, el ruso Vitaly Ginzburg (93 años) y el más joven, William Lawrence Bragg con 25, que lo obtuvo conjuntamente con su padre William Henry.

 A pesar de las malas relaciones USA-URSS, en 1964, los soviéticos Alexandr Pröjorov y Nikolai Blasov y el norteamericano Charles Townes resultó ser la candidatura conjunta ganadora por sus trabajos relativos al máser y láser.

Albert Einstein

A  lo largo del siglo XX, la Física teórica y experimental fue la disciplina científica más relevante (comunicación, cuántica, radiactividad, nuclear,  relatividad, láser, superconductividad..), lo que tuvo su justa correspondencia  en la amplia aportación al listado de premios Nobel de físicos muy prestigiosos y populares, como Gughelmo MarconiHendnik Lorentz, el matrimonio Curie, Joseph Thomson,  Albert Einstein, Wolfang Pauli,  Max Planck, Louis de Broglie,  Niels Bohr, Werner Heisemberg,  Erwin Schrödinger,  Paul Dirac, Richard Feynman, Enrico Fermi,  y un largo etcétera. Uno de los no reconocidos, sorprendentemente, fue el hoy reivindicado Nikola Tesla. Nunca son fáciles las predicciones, pero para el próximo Nobel de Física el británico Peter Higgs tiene todas las papeletas tras el descubrimiento en el CERN del bosón que lleva su nombre.

Si en Ciencia el siglo XX fue sobre todo el de la Física, no es osado aventurar que el XXI puede ser el de la Biología molecular y la Biomedicina, disciplinas muy abiertas, sin que ello signifique que la Química y especialmente la Física  pierdan protagonismo.  Tal vez, por la intercomunicación entre científicos y el trabajo en equipo, no surjan tantos nombres individuales  sobresalientes como en el pasado.

En las últimas décadas un número creciente de premiados, especialmente en Física, se han incorporado a la alta divulgación científica. Pudiera otorgarse el premio en el futuro a científicos que compatibilizan sus investigaciones con la comunicación de la ciencia. Si pensáramos en el pasado, Carl Sagan, Lynn Margulis y Stephen Jay Gould podrían haber sido considerados y en el presente, Richard Dawkins, por ejemplo,  ha hecho méritos para lograrlo, al igual que el mediático Stephen Hawking. Este último, sin duda el más popular a nivel mundial, aún podría ser distinguido si por vía experimental se consolidaran algunas de sus teorías, como la relativa a los agujeros negros.

En 1980 se instituyó el denominado Premio Nobel Alternativo, con el que se reconoce a personas u  organizaciones sus anónimos y abnegados esfuerzos. La discreta ceremonia de entrega es un día antes que los oficiales. Un español, Joan Garcés, lo consiguió en 1980. El último fue para el presidente de Amigos de la Tierra Internacional Nninimo Bassey.

Es de temer que en España habrá que esperar mejores tiempos para tener un sucesor de Cajal, debido al incomprensible  abandono de la ciencia por los últimos gobiernos. Una pena, pues  últimamente entraron algunos compatriotas en las previsiones de los comités de selección, mayormente en los campos de la Física y la Fisiología.

Miguel Carreras Ezquerra
Presidente Asociación Ciencia Viva

Anuncios

Comentarios

2 comentarios en “Premios Nobel: La excelencia

  1. Muchos nombres y pocos españoles. Los de mi pueblo, que te siguen, dicen que bien

    Publicado por Amadeo Carretero | septiembre 12, 2012, 3:33 pm
  2. Una curiosidad; creo que fue Pepín Cariñena quien me comentó que una buena parte de las ideas por las que se han ganado los premios nobel las tuvieron antes de los 28 años. Sabes si hay algo de eso?

    Publicado por Joaquín | septiembre 18, 2012, 1:30 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Apuntes de Ciencia Viva

Streaming Ciencia Viva

CON CIENCIA – TVE Aragón

Ciencia Viva en la cárcel

Revista A ciencia cierta.. (2000-09)

Ciencia en Expo Zaragoza

Sonia Fernández Quantum Ergo

David Jou en Quantum Ergo

Mira Quanta (Alberto Galindo)

Manuel Asorey Quantum Ergo

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 1.663 seguidores

Estadisticas Blog

  • 127,291 visitantes

Premio Casa de las Ciencias 2000

Premio Saviron a M. Carreras

Fotos Premio Saviron 2006

Twitter Ciencia Viva

A %d blogueros les gusta esto: