Apuntes de ciencia, Ernestina Fernández Monroy

Brecht, Bruno y las verdades sencillas

Brecht, Bruno y las verdades sencillas
(Ernestina Fernández Monroy)

      I.            El Manto del hereje

Recientemente he tenido ocasión de leer el libro de relatos de Bertold Brecht “Kalendergeschichten” (Historias de Almanaque) (1949), una colección de historias y poemas escritas a lo largo de muchos años y que en una primera impresión parecen carecer de unidad, pero en las que pronto se descubre que están envueltas en la intención que el gran escritor marxista imprimía a sus obras: hacer pensar al lector o espectador, situarle ante dilemas morales, ante personajes con los que resulta difícil identificarse. Hay en la recopilación “Historias de Almanaque” cuatro relatos sobre personajes históricos ,“El experimento” sobre Francis Bacon, “César y su legionario”, “La herida de Sócrates” y el cautivador y emocionante  “El manto del hereje”, sobre Giordano Bruno. G.Bruno 8

Al comenzar la narración, Brecht hace una breve introducción a las circunstancias que condujeron a Giordano Bruno a su trágico final y lo sitúa ya en la cárcel de la Inquisición en Venecia en 1592, donde es sometido a continuos y extenuantes interrogatorios.

En medio de la tragedia, hay un nimio detalle pendiente: Bruno se había encargado un manto a medida en una vieja sastrería, y como está en prisión, no lo ha pagado. La mujer del sastre, una anciana castigada por el trabajo y las penurias de la existencia, monta en cólera y remueve cielo y tierra para intentar cobrar, sin importarle la situación del preso o que la Inquisición la persiga a ella también por tener tratos con un hereje. Los treinta y dos escudos que cuesta el manto son sus ganancias de un mes. La perseverante mujer consigue finalmente entrevistarse con Bruno, para exigirle su dinero sin contemplaciones, pero Bruno, lejos de enojarse, le da la razón, la trata con cariño y promete hacer todo lo posible por saldar la deuda.

Sin embargo, Bruno tiene todos sus bienes embargados, nunca podrá pagar. La única posibilidad es devolver el manto, y eso si sus acreedores lo consienten. La vieja sigue inflexible y no muestra consideración alguna, exclama: “¡En la hoguera, no va a necesitar el manto!”, presuponiendo cruelmente lo que va a ocurrir.

Finalmente, cuando Bruno es trasladado a Roma donde le aguardan largos años de cárcel y tras ellos la muerte, llega una visita al taller de los sastres. Un funcionario les trae el manto de Bruno. El reo ha elevado instancias a todas las autoridades hasta conseguirlo. Y en vez de guardarlo para él y protegerse durante el viaje del frío enero, ha cumplido su  promesa.

G.Bruno 2.B.BTRETCH

Bertolt Bretch

El relato pertenece a la misma época en la que Brecht escribió la primera versión de la obra teatral “La vida de Galileo”, en 1938-39, cuando tuvo que exiliarse en Dinamarca huyendo de los nazis. Brecht era un ferviente admirador de Bruno, y éste esta presente en “La vida de Galileo”, unas veces es citado expresamente, otras refiriéndose a él como “el que fue quemado hace unos años” .

En  “El manto del hereje” se manifiesta el antagonismo de las clases sociales. Por un lado, los sastres, los trabajadores, que a duras penas pueden subsistir, y por el otro, la nobleza, las autoridades civiles y eclesiásticas de Venecia con toda su insaciable opulencia. Bruno, que cada día debe luchar por su vida, defendiendo sus ideas ante poderosos enemigos, es él único héroe del relato. Tiene una actitud generosa, casi propia de un santo.

El relato de Brecht invita a profundizar en la figura de Giordano Bruno, es evidente que nos ha dejado algo más que sus cenizas.

“…pueden forzarte a decir cualquier cosa, pero no hay manera de que te lo hagan creer. Dentro de ti no pueden entrar nunca.

Si podemos sentir que merece la pena seguir siendo humanos, aunque esto no tenga ningún resultado positivo, los habremos derrotado”

GEORGE ORWELL ,“1984”

   II.            El peligro de pensar libremente

El 17 de febrero de 1600 el filósofo Giordano Bruno moría en la hoguera. La Santa Inquisición romana le había declarado “hereje impenitente y pertinaz”.

El Papa Juan Pablo II, con ocasión del Jubileo del año 2000, pidió perdón en nombre la Iglesia por el crimen cometido, pero no hubo rehabilitación del pensador. Hubiese sido un escándalo el reconocer algún soplo de Verdad en alguien que dudó de dogmas tan esenciales para el catolicismo como el de la Encarnación y de la Trinidad, y que calificó de magia los milagros de Jesús.

G.Bruno 5

Estatua en la plaza de Campo de’ Fiori

En el lugar donde tuvo lugar la horrible tortura, la plaza de Campo de’ Fiori en el corazón de Roma, se alza una escultura costeada en 1889 por librepensadores de todo el mundo, entre ellos el gran poeta y dramaturgo Henrik Ibsen.

Cada 17 de febrero, acuden a Campo de’ Fiori un numeroso grupo de personas, depositan coronas de flores en la estatua de Giordano, y leen sus poemas como homenaje y reparación.

También en Nola, cerca del Vesubio, la ciudad donde Bruno nació, se celebra este año  por primera vez un “festival bruniano” que durará varios días.

Múltiples asociaciones que defienden el racionalismo y la libertad de pensamiento, llevan su nombre y reivindican su figura. Giordano Bruno simboliza para muchos el primer mártir la libertad de pensamiento, porque decidió sumarse, con todas sus consecuencias, a la revolucionaria marea de la época que le tocó vivir, el Renacimiento, afrontando el exilio, la soledad y la muerte.

Puede sorprendernos, pero se están publicando novelas policiacas con gran éxito de ventas en las que Giordano Bruno es el detective protagonista. Y es que la figura del monje nolano resulta fascinante.

Bruno fue primero un fugitivo, huyendo de la niebla medieval  de su convento, San Domenico Maggiore, en Nápoles, y afrontando desde muy joven el reto de pensar por sí mismo. Su extraordinaria memoria, que enseñó a desarrollar mediante diversas técnicas (“Ars Memoriae”, 1582), y su aguda inteligencia, no podían casar con las normas de la orden dominica.

G.Bruno4

Giordano Bruno

Después fue un sabio respetado, amigo y tutor de reyes y nobles, profesor en diversas Universidades italianas, protegido por el rey Enrique III de Francia y profesor en la Sorbona, y posteriormente recibido en la corte inglesa y profesor en Oxford. En todos estos santuarios de la cultura, en los que hubiera podido vivir cómodamente, suscitó polémica y escándalo. Bruno siempre decía lo que pensaba,  y esto no solía coincidir con las verdades oficiales, así que finalmente  era expulsado de su puesto .

Sintiéndose siempre un exiliado, deambuló por toda Europa teniendo problemas con católicos y protestantes. Bruno tiene el increíble record de haber sido excomulgado por cuatro iglesias, Católica, Calvinista, Anglicana y Luterana.

Incomprensiblemente volvió a Venecia invitado por el que sería su  delator, Mocénigo. Resistió ocho largos años de cárcel y torturas, primero en Venecia, luego en Roma, y no abjuró de sus ideas, siendo coherente hasta el último momento.

Podría fácilmente pensarse que Giordano Bruno fue sólo un inconsciente, testarudo y envalentonado fraile que quiso pasar a la historia por la vía del martirio ¡Y cómo no pensarlo, de alguien que al escuchar su sentencia de tan terribles jueces, les espeta:

“Es mayor tal vez el miedo que sentís al pronunciar vuestra sentencia, que el mío al escucharla”.

En este sentido, la historiadora y gran especialista en Giordano Bruno, Frances A. Yates, afirma :

“Los hombres como Giordano Bruno, se hallan inmunizados contra toda percepción del peligro a causa del sentido de misión que les embarga, o de su megalomanía, por no decir del estado de euforia, que roza los límites de la locura , en que constantemente viven…”

Esta visión de Bruno podría acrecentarse con la inevitable comparación de su comportamiento con el de Galileo que, al ser juzgado por la Inquisición treinta y tres años más tarde de la muerte de Bruno, abjuró de sus creencias científicas por salvar la vida .“ ¡Ay del pueblo que necesita héroes! “, hace exclamar Brecht a Galileo en su obra teatral “La vida de Galileo”.

Pero, cuanto más se conoce la ingente obra de Bruno, por encima del fraile iluminado, la figura que surge es la de un hombre de extraordinaria inteligencia al servicio de una ambición intelectual sin límites, y que sabía muy bien lo que hacia. Su tarea fue tan colosal que no pudo permitirse renegar de ella, y las consecuencias de sus ideas tan peligrosas que sus enemigos no podían permitirse dejarlo con vida.

III.            Mundos infinitos

Es difícil deslindar en la obra de Bruno teología, filosofía, ocultismo e ideas protocientíficas.
G.Bruno 7

Juzgar desde la óptica actual la magia y el ocultismo en el Renacimiento es tarea ingente, que excede sobremanera este humilde artículo divulgativo. También lo sería relatar las múltiples conexiones que Giordano Bruno tuvo con ese mundo.

Citando de nuevo a Frances A. Yates :

”… no debe olvidarse que el estudio de la figura de Giordano Bruno desde un punto de vista estrictamente científico o filosófico, no es, ciertamente  el único camino de aproximación a su obra. Si se siguen con atención sus constantes peregrinajes, se adquiere la convicción cada vez más fuerte de que la nueva filosofía expuesta por Bruno era un mensaje religioso, y de que algunos de sus diagramas que se encuentran en sus obras pueden aludir a los símbolos de una secta secreta”

Bruno dedicó toda su vida a articular una filosofía que amalgamaba el catolicismo con el racionalismo, el hermetismo y las antiguas religiones, que conoció en profundidad, y utilizaba el ocultismo como una de las maneras de revelar la verdad y de alcanzar la iluminación.

G.Bruno 1

Arte de la memoria

No cabe duda que el manejo de esta cantidad ingente de información le fue posible gracias un gran dominio de técnicas de estudio, memoria, razonamiento e imaginación, que retomó de Tomás de Aquino y Raimundo Llull y por las que se hizo muy famoso y solicitado.

Su comprensión de los fenómenos naturales, si bien fue mucha veces acertada por su gran intuición, careció, al contrario que en Galileo, de fundamento empírico o de justificación matemática. Aún así, se atrevió a contradecir a Aristóteles en su concepción del movimiento.:

“No hay un arriba o abajo absolutos, como enseñó Aristóteles; ninguna posición absoluta en el espacio; sino que la posición de un cuerpo es relativa a las de los otros cuerpos.”

Y así explica  Bruno en su obra más conocida, “La cena de las cenizas” (1584) un problema bien conocido en el estudio del movimiento:

“Si alguien, que está en un barco, deja caer una piedra, ésta cae en línea recta, independientemente del movimiento del barco, salvo que éste se incline. Las cosas que están en el barco, se mueven con él. Por tanto, todas las cosas que están sobre la Tierra, se mueven con la Tierra”

Esta explicación fue tomada por Galileo En su “Diálogo sobre los dos principales sistemas del mundo” en 1632. Bruno está sugiriendo  la idea de “sistema de referencia inercial”, que desarrollará luego Galileo en su estudio del movimiento relativo .

En lo referente a la concepción del Universo, Bruno no es un astrónomo propiamente dicho, su visión del cosmos proviene de sus vastos conocimientos de los clásicos. Creía en el heliocentrismo de Copérnico, y desarrolló un tratamiento no matemático del mismo para que fuese más sencilla su divulgación, pero su pensamiento voló mas lejos que el del astrónomo polaco, al que Bruno reprochaba no haber cortado del todo con el sistema ptolemaico. Sintió una admiración no correspondida por Tycho Brahe, y Johannes Kepler le consideraba el precusor de muchas de las ideas de Galileo.

Para Bruno, el Sol sólo era una estrella más y la Tierra un planeta más en un universo infinito, en donde probablemente existía más vida inteligente que la humana. Aquí es donde vemos brillar el sentido profético de Bruno. Lo que eran ideas claramente heréticas en 1582, por contradecir la filosofía de Aristóteles y los dogmas católicos, hoy son objeto de grandes proyectos de investigación.

Así, la finitud o no del universo, la existencia de universos paralelos, o la existencia de vida extraterrestre, siguen siendo hipótesis que la comunidad científica sigue discutiendo.

Sus revolucionarias ideas, se enmarcaban para Bruno en una concepción panteísta de lo existente. Dios estaba en todas las cosas, en todos los seres. Y Brecht, en su obra  “ La vida de Galileo” hace que éste también lo afirme. G. Bruno 6

SAGREDO   ¿Dónde está Dios entonces?

GALILEO    ¿Acaso soy teólogo?, soy matemático.

SAGREDO   Ante todo eres un ser humano. Y te vuelvo a preguntar: ¿dónde está Dios  en tu concepción del mundo?

GALILEO   ¡¡Está en nuestro interior o en ningún sitio!!

Y todo lo existente, manifestación de ese Dios, se renueva y reconvierte continuamente.

“…si la mutación es cierta, espero el día cuando para mí es de noche, y para los que es de día esperan la noche: todo lo que existe puede estar en cualquier parte, en cualquier lugar o en cualquier tiempo” (GIORDANO BRUNO, Candelaio, 1582)

Al margen de  lo trascendente, y de las connotaciones esotéricas, ¿cómo no pensar que Bruno esta sugiriendo el principio de conservación de la energía? O siendo más osados , ¿por qué no la física cuántica?

“Cuando impera la represión más feroz gusta hablar de cosas grandes y nobles. Es entonces cuando se necesita valor para hablar de las cosas pequeñas y vulgares…….”

BERTOLD BRECHT ,“Las cinco dificultades para decir la verdad”

IV.            La verdad cotidiana

Regresemos entonces con Brecht a “El manto del hereje” y encontrémonos con Bruno de nuevo en su celda en Venecia. Había regresado a Italia para reunirse con influyentes personajes del mundo del ocultismo, con la esperanza de que grandes cambios políticos en Europa y la presencia de un nuevo Papa, permitieran la unificación del cristianismo, de la que él sería el gran ideólogo . Se trataba de cambiar el mundo. Y  sin embargo se halla ahí, en una sucia mazmorra, traicionado por el vil Mocénigo y acosado por una vieja que le reclama unos pocos escudos.

A esa vieja se la trae al pairo toda la inmensa arquitectura cósmica que hay en la mente de Bruno, también seguramente los misterios de la Santísima Trinidad o de la Encarnación, ella tiene bastante con sacar adelante a su familia.

Ella representa para Brecht a todos aquellos en los que recae cada día, la explotación y la opresión, sea en el Renacimiento, o en el III Reich. La vieja no tiene compasión por Bruno (es un hereje, y pertenece a un mundo lejano e incomprensible), pero sí coraje para reclamar lo que es suyo.

Y el Bruno de Brecht, el  pequeño fraile hereje que se siente elegido para cambiar su época, demuestra su poder interior, no sólo encarándose con sus verdugos y rebatiendo sus acusaciones, sino poniéndose de parte de una verdad tan sencilla como revolucionaria,  que le eleva aun más por encima de sus jueces , la de devolver a cada cual lo que le pertenece. G.Bruno 3

Fuentes consultadas

  LIBROS

(1)       DEL GIUDICE, GUIDO, The  profet of infinite universe,, Guido del Giudice 2013 (edición digital descargable para uso académico).

(2)       WHITE, MICHAEL.,  Giordano Bruno, el hereje impenitente. Ediciones B1 Argentina, 2001 / ISBN 9789501522044.

(3)       YATES, FRANCES,  Giordano Bruno y la tradición Hermética. Ariel 1983. ISBN 8434487039.

(4)       BRECHT, BERTOLD, Historias de Almanaque , Alianza Editorial, 1987/ ISBN 84-206-1560-9.

(5)       BRECHT,  BERTOLD, Las cinco dificultades para decir la verdad, Boletín del Seminario de Derecho Político de la Universidad de Salamanca, 1963.

(6)       BRECHT BERTOLD, Life of Galileo, Metuen (Reed),2001 ISBN 9780413763808 .

(7)       ORWELL ,GEORGE, “1984”, RBA 1993, ISBN 84-473-0034-X.

PELICULAS

(1)       GIORDANO BRUNO,  escrita y  dirigida por GIULANO MONTALDO, 1973

(2)       GALILEO, dirigida por JOSEP LOSEY con guión de BERTOLT BRECHT, 1975

(3)       GALILEO, escrita y  dirigida por LILIANA CAVANI, 1968

 CONSULTAS EN LA RED

(1)               http://rationalist.org.uk/articles/2371/diary-giordano-bruno-my-hero

Artículo de la escritora británica Stephanie Merritt, que, bajo el seudónimo de

S.J.Parris ha publicado novelas policiacas con Giordano Bruno de protagonista

(2)               http://www.theguardian.com/commentisfree/belief/2009/oct/06/multiverse-quantum-computers-philosophy

Acerca del concepto de multiverso en la historia

(3)               http://www.brechtsociety.org/index.html

Todo sobre Bertold Brecht en inglés

(4)               http://elpais.com/tag/giordano_bruno/a/

Varios artículos sobre Giordano Bruno en EL PAIS

(5)               http://www.esotericarchives.com/bruno/home.htm

Aquí están todas las obras de Giordano Bruno en su idioma original

(6)           http://www.periodicoliberopensiero.it/

Página de  la Associazione Nazionale del Libero Pensiero “Giordano Bruno”

(7)           http://ciencia1.nasa.gov/science-at-nasa/2001/ast26apr_1/

Sobre el cráter lunar “Giordano Bruno” y su formación

 

Ernestina Fernández Monroy
Profesora IES Elaios Zaragoza.

Anuncios

Comentarios

Un comentario en “Brecht, Bruno y las verdades sencillas

  1. Excelente artículo. Muchas gracias.

    Publicado por Jorge Naya | febrero 14, 2017, 3:00 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Apuntes de Ciencia Viva

Streaming Ciencia Viva

CON CIENCIA – TVE Aragón

Ciencia Viva en la cárcel

Revista A ciencia cierta.. (2000-09)

Ciencia en Expo Zaragoza

Sonia Fernández Quantum Ergo

David Jou en Quantum Ergo

Mira Quanta (Alberto Galindo)

Manuel Asorey Quantum Ergo

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 1.645 seguidores

Estadisticas Blog

  • 121,288 visitantes

Premio Casa de las Ciencias 2000

Premio Saviron a M. Carreras

Fotos Premio Saviron 2006

Twitter Ciencia Viva

A %d blogueros les gusta esto: