Apuntes de ciencia, Miguel Carreras

Amigo de la Facultad de Ciencias

Amigo de la Facultad de Ciencias

Hace unos meses, en el día del patrono San Alberto Magno, la Facultad de Ciencias de la Universidad de Zaragoza me distinguió con la condición de Amigo. Se me ocurrió que, a modo de agradecimiento, podría escribir unas líneas informales. Y el texto que sigue es el resultado de esa intención, con abundantes trazos autobiográficos, según he considerado oportuno.

Aquella vida universitaria.

Carnet Facultad

Carnet Facultad

Después de un largo internado en el colegio del Salvador de Zaragoza, con solo diecisiete años tuve que elegir entre los estudios de Medicina y Ciencias, prácticamente las únicas opciones posibles en Aragón tras el bachillerato científico. De modo que, sin tener muy clara la apuesta concreta, me decidí por el exigente curso selectivo, obligatorio en aquellos momentos para Arquitectura, todas las Ingenierías, Químicas, Físicas y Exactas. Solamente las tres últimas se podían cursar en la capital del Ebro en aquella época. Y, una vez superado, a pesar de que, tal vez por mi origen monegrino, me atraía la ingeniería agronómica, razones más poderosas me llevaron a matricularme en Ciencias Químicas en la nueva Facultad, que había dejado su emplazamiento de la plaza Paraíso donde también se situaba Medicina.

Tras un periodo lectivo en el Colegio Mayor Pignatelli compartimos patrona (Leónides) en el centro de la ciudad con Miguel Ángel Alzuria inicialmente y después con los compañeros de carrera Adrián Gonzalvo y Pablo Llorente, con mi hermano Carlos y con el estudiante peñalbino de Derecho Gabriel Pérez. Pasaba a estudiar en ocasiones Mecánica clásica con mi compañero de colegio, Melchor Maestro. El tranvía era el medio de desplazamiento habitual para ir a clase.

Vivimos tiempos de bohemia juvenil, administrada solidariamente con buenas e inofensivas dosis de imaginativa picaresca que paliaba la escasez de recursos. Los guateques eran pan nuestro de aquellos días para bailar rock, twist, yenka, madison, cumbia, bossa nova y “lentas”, aunque también visitábamos salas como el Casino Mercantil, Fiesta, Orquídea o Cancela. Música de Beatles, Rolling Stones, Sandie Saw, Tom Jones, Elvis Presley, Ray Charles, Chuby Checker, Frank y Nancy Sinatra, Edith Piaf, Charles Aznavour, Adamo, Silvie Vartan, Mireille Mathieu, Les Surfs, François Hardy, Hervé Vilard, Doménico Modugno, Jimmy Fontana, Gigliola Cinquetti, Mina, Rita Pavone, Dúo Dinámico, Brincos, Sirex, Bravos, Peret, Los Panchos, Los tres Sudamericanos, Joan Manuel Serrat..Y por supuesto frecuentábamos “el Tubo” con el Plata más genuino, el Texas y Casa Pascualillo y tomábamos cañas en Casa Agustín y Espumosos (con limón) y, esporádicamente, visitábamos el Oasis, un cabaret popular. Máquinas del millón, sinfonolas..

Las centraminas y simpatinas eran de fácil acceso y los militares de la base no gozaban precisamente de la simpatía de los estudiantes. Las cabalgatas de santo Tomás eran parte de la celebración estudiantil hasta que se prohibieron por las críticas cada vez más visibles a la dictadura. Y se hacían notar las tunas de Facultades y Colegios Mayores masculinos. No formé parte de ellas, pero les acompañamos en ocasiones tomando cuba-libres y gin-tonics con sus componentes. Fue en segundo de carrera cuando Adrián me presentó a su conciudadana Vega Estella en la cafetería Peñalara y la cosa acabó en boda años más tarde. Jaime, Igueldo, Moncayo, Tabernillas, Puma, Río de la Plata, El Trajinero, La cuadra Félix y los de la calle santa Catalina eran algunos de los bares donde tomábamos los vinos entonces.

Baloncesto en 1º de carrera

Baloncesto en 1º de carrera

Fui jugador y entrenador del equipo de baloncesto de la Facultad, con Diego Zumárraga como coequipier y conseguimos ser campeones de distrito y representantes en los Juegos universitarios en Valencia. Estuve en Castillejos en las milicias universitarias con el cordón azul correspondiente a los estudiantes de Ciencias y el contacto con los colegas catalanes y el acceso a algunas lecturas censuradas, favorecieron una primera concienciación de resistente antifranquista que cristalizaría más adelante.

Cambié de patrona (Aurelia) en plena zona universitaria en torno a la plaza san Francisco, teniendo de compañero en esta ocasión y posteriormente ya en piso a Antonio Calvo, también de mi curso de Químicas. Íbamos mucho de vinos con las chicas y jugábamos, sin ellas, interminables partidas de cartas, también con colegas como Antonio Lloro, Ángel Ábrego, Alberto Camacho, Santiago Cajal, Pedro Arilla y otros. Además, de cuando en cuando, apostábamos al frontón en el Jai Alai.

Coincidíamos en sana y bulliciosa camaradería con jóvenes profesores como José Barluenga, José Manuel Brun, Antonio Ara y Juan Cacho. Bares y tascas como Los Fueros, Munich, El Viejo Paraguas, El Quite, Mar Azul, El Chalet, La Taberna del Holandés, Gimeno, Tirol, Stop, Sarita, La Alemana, Xiomara, Ducal y Vinos Rubio eran como una prolongación de nuestra residencia y lugares acogedores para nuestros encuentros, canciones, conversaciones, intercambio de libros prohibidos, que adquiríamos en la trastienda de la librería Pórtico, y otros menesteres.

Las largas sesiones de prácticas de laboratorio favorecían un ambiente propicio para el conocimiento y amistad entre los alumnos, especialmente significativo en el caso de los futuros químicos. Nuestra promoción, junto a los que estudiaban Exactas y Físicas, fue la primera que organizó una sonada y exitosa fiesta-baile en el hall de la Facultad, con el objetivo de recaudar fondos para el viaje fin de carrera. Las estudiantes alemanas, que comenzaron a llegar, eran motivo de no pocos desvelos por su belleza y liberalismo. Universitarios/as vascos de Deusto venían a realizar exámenes con nosotros. Durante las vacaciones del verano algunas industrias contrataban a alumnos, lo que servía de toma de contacto con las empresas, pero en mi caso ese periodo lo dedicaba a ayudar en mi pueblo en tareas agrícolas. La visita anual a Expoquimia, en Barcelona, era una actividad muy consolidada. Teníamos en el año de paso del ecuador en la Hípica unos ripios para cantar que decían así:

Paso del ecuador

Paso del ecuador

Zaragoza tiene cosas/que no tiene el mundo entero/tiene el Pilar, tiene el Ebro/ y de Químicas tercero.

Los catedráticos eran algo distantes; incluso para hablar con algunos de ellos era necesario para los chicos ir de traje y corbata. Guardo especial buen recuerdo de Cruz Rodríguez Muñoz, de Biología, José Luis Arias de Física General, Juan Martín Sauras, de Química Inorgánica, José María Íñiguez de Matemáticas y Domingo González, de Termodinámica. Escasísimo era el número de profesoras y las alumnas de Ciencias eran minoría comparativamente. Como anécdota curiosa, había una asignatura- Química Técnica- en la que las alumnas estaban exentas de las prácticas de laboratorio. Sufrimos los rigores de la implantación como asignatura obligatoria del idioma alemán, que propició situaciones singulares y obligó a no pocos a emigrar a Oviedo a terminar los estudios. Recuerdo que fuimos protagonistas involuntarios y perjudicados de una “copiada” a distancia-de las primeras que se producía en España- de la que fue beneficiaria una compañera de una promoción inferior a la que transmitía el examen su novio desde un 2CV aparcado en el campus.

Los rectores que yo conocí eran de Ciencias, Juan Cabrera y Justiniano Casas, ambos físicos. La Facultad en general y Químicas en particular tenía gran prestigio por sus planes de estudios, lo que se traducía en que prácticamente todos encontramos trabajo sin dificultad en la industria, la investigación o la enseñanza al acabar la carrera.

Igualmente me acuerdo de algunos actos culturales a los que asistí, en el límite de la legalidad, que fueron relevantes en aquella etapa oscura y represiva: un coloquio sobre el pensamiento de Herbert Marcuse y una conferencia de Ramón J.Sender, en su primera venida a España desde el exilio. También quiero citar los cine-forum de algunos colegios mayores universitarios, las primeras salas de películas de “arte y ensayo “(Visconti, Fellini, Antonioni, Truffaut, Buñuel, Bardem, Berlanga, Saura, Erice..) y la presencia en las primeras manifestaciones en contra de la dictadura, con las consiguientes carreras delante de los grises. La revolución cubana, el “Mayo del 68”, la guerra de Vietnam y el movimiento hippy  tuvieron diversas influencias sociales y políticas en algunos de nosotros.

Al terminar los estudios nos separamos, pero era de tal calidad la relación que hemos mantenido contactos periódicos más allá de las bodas de plata, gracias al empeño y buen hacer, sobre todo, de las compañeras Pilar Villanova, Mª Jesús Casamayor, Carmen Pérez Jubindo, Amparo Garrués y María Luisa Usón.

 

Bodas de plata de la promoción.

Bodas de plata de la promoción.

 

La docencia y la divulgación

En cuarto de carrera descubrí que mi vocación era la enseñanza. Sucedió que hice dos sustituciones, en Peñalba, mi pueblo, a mi prima la maestra y en Zaragoza en un célebre macrocolegio a mi hermana MªPilar, profesora..¡de letras! Y me encantaron las experiencias. Así que, al terminar estudios y prácticas de milicias y, dado que en Zaragoza solo había entonces tres institutos, decidí, tras descartar sendas ofertas en Belorado (Burgos) y en Sigüenza (Guadalajara), emigrar a la cercana Lérida. Allí impartí clases en el Instituto masculino-hoy Marius Torres- en los turnos diurno y nocturno. Nos negamos a firmar la adhesión a los principios del movimiento, participé en las primeras huelgas-paros técnicos nos decían que las llamáramos- y me matriculé a distancia de Filosofía en la Universidad de Barcelona, estudios que abandoné para dedicarme al activismo antifranquista. Musicalmente era el momento de los primeros cantautores, cuasi-clandestinos: Paco Ibáñez, Elisa Serna, Lluis Llach, Marina Rossell, Bob Dylan, Georges Moustakí, Víctor Jara, Quilapayún.

Tuvimos la oportunidad de profundizar en el conocimiento de los catalanes, a los que aprecio en lo que valen desde entonces. Compartí piso, antes de casarme, con el compañero de promoción Ramón Piñol . Ambos adquirimos en Fraga sendos Minis, en mi caso el primer coche. Coincidíamos en conversaciones, aventuras, viajes y bares (Golden, Greco, Senglar, Santiago, La Huerta, París, Brasil, Mini Tánger, Dalmau, “La Beatriz”, Sheyton, Tiffany’s, Praxis, Madigan, Scarlett, etc) con los también químicos del curso y enseñantes Moncho Ara y Pepe Pérez Masiá, con Luis García Fabián, que trabajaba en la industria y con otros de la promoción siguiente como Esperanza Jiménez, Fernando Haro, Pacho Ramírez y Luis Ortiz, además de Paco Sanz, unos cursos anteriores al nuestro.

Año 1974

Año 1974

Casi todos nos casamos en ese periodo. Realizábamos frecuentes viajes de fin de semana a Zaragoza, Tarragona y sus playas aledañas, Barcelona (La Bodega Bohemia, Barcelona de Noche, Las Ramblas, la Barceloneta..), Perpignan (El último tango en París, Emmanuelle, El discreto encanto de la burguesía, Viridiana, Morir en Madrid..) y Andorra. En el Principado, en la Llibretería Neruda, adquiríamos libros de Ruedo Ibérico, posters y música prohibidos, con algún que otro sobresalto al cruzar la frontera. Y emprendimos, con Vega, nuestras primeras salidas al extranjero: países del Este (Bulgaria, Rumanía, Hungría y Yugoslavia), Lisboa, en plena revolución de los claveles, París y Roma. Cuando  en 1973 se produjo el atentado a Carrero Blanco cerraron el instituto y, al desplazarme a Zaragoza, sufrí hasta siete paradas de control de la policía, tal vez por el pelo largo, afortunadamente sin mayores consecuencias.

Un alto porcentaje del profesorado joven de los institutos ilerdenses era aragonés y había entre nosotros un gran espíritu de convivencia y compañerismo. Ciertamente fueron años de vino, rosas y mucha acción. Nos implicamos muy seriamente en desmontar el anquilosamiento, paternalismo y reaccionarismo reinantes e iniciamos la lucha por lo que se dio en llamar la gestión democrática de los centros docentes. Y todas estas cuestiones, serias unas y lúdicas otras, las compaginábamos muy bien.

En-Alagón--esc

En “El Caracol” de Alagón.

Tras más de cuatro años de estancia en tierras catalanas, retorné como profesor a Aragón. Mi primer destino fue a la villa de Alagón, a cuyo instituto pusimos, venciendo resistencias, el nombre de Conde de Aranda. Era director un químico de promoción anterior, Antonio Mesquida. Tras las oposiciones y un periodo de provisionalidad en el mítico Mixto 4 y en el mixto10, hoy Avempace, de Zaragoza, volví a Alagón. Durante esos años no tuve prácticamente relación con la Facultad de Ciencias, salvo alguna que otra asamblea en los principios de la transición a la democracia y la asistencia a cursos de actualización para profesores de bachillerato.

Fueron tiempos convulsos e ilusionantes para los que optábamos por la ruptura democrática, aunque terminara lamentablemente en reforma descafeinada y frustrante para no pocos. Comidas y cenas en la mítica Casa Emilio y copas en El Ángel Azul, Bonanza, El Monaguillo, Holder y Freedom, lugares de cita de los progresistas más variados. Destape y teatro libre ( Brecht, Valle Inclán, Els Joglars, La Ribera..). El cine recuperó su libertad y los cantautores con sus discos y “recitales” hacían furor: Raimon, Mª del Mar Bonet, Luis Eduardo Aute, Rosa León, Víctor Manuel y Ana Belén, Luis Pastor, La Bullonera, José Antonio Labordeta, Joaquín Carbonell, Joan Báez, Pete Seeger, Theodorakis, Mercedes Sosa, Violeta Parra, Inti Ilimani, Daniel Viglietti, Carlos Mejía Godoy, Carlos Puebla, Silvio Rodríguez y La Nova Trova Cubana…Muy poco, tendiendo a nada, nos motivaron modas como el postmodernismo y la denominada ”movida”. Cruzamos el charco y visitamos Cuba.

Eran corrientes en los institutos en los años 80 las jornadas culturales organizadas con esmero y dedicación por un profesorado muy involucrado. Con José Luis Vázquez, Gabriella Allegro y otros compañeros logramos introducir en la semana cultural de Alagón actividades científicas, como visitas a laboratorios e industrias y algunas conferencias. Contamos en la primera de esas charlas con la participación del que había sido mi profesor Manuel Quintanilla, que habló a los alumnos preuniversitarios sobre el láser y los hologramas. Fue el comienzo de mi interés por la divulgación científica y algo así como el germen de Ciencia Viva (CV).

Dejé, con algo de pesar, Alagón y me trasladé al que sería mi definitivo y último destino docente, el IB. José Manuel Blecua de la ciudad de Zaragoza, donde coincidí con mi compañera de Químicas y amiga Carmen Lapiedra. Tras una temporada dedicada intensamente a reivindicar la enseñanza pública, animado por Enrique Arpio, Concha Sancho, Eva Villarroya, Charo García y otros profesores del departamento, presenté en Educación un proyecto que, por una idea de la profesora Isabel Serrano, refrendada por los alumnos, terminó por denominarse Ciencia Viva. Una vez aprobada la iniciativa por la Dirección provincial del MEC, presidida por Pilar de la Vega, en el curso 1990-91 comenzamos la aventura en el Blecua exclusivamente, con exiguo presupuesto y buenas dosis de voluntarismo.

Alumnos IES Alcañiz en el CERN

Alumnos IES Alcañiz en el CERN

Los primeros conferenciantes fueron profesores de la Facultad de Ciencias: Mariano Hormigón, Pedro Arrojo, José García Esteve, Antonio Seguí, Eustoquio Molina y Amalio Fernández-Pacheco. Éste último nos animó, proporcionando información y contactos, a visitar el CERN, siendo los del Instituto Blecua los primeros alumnos preuniversitarios españoles que realizaban la experiencia, que después extendimos a muchos otros centros públicos aragoneses, con algún curso de formación para docentes incluido. Poco después, en los primeros años de andadura, participaron en CV, entre otros los profesores, Eladio Liñán, Mª Pilar García Clemente, Justiniano Casas Peláez, José Fernando Cariñena, Carlos Gómez y el maestro Francisco Grande Covián.

La visita al CERN en Ginebra y la presencia en nuestras aulas como conferenciante del más popular divulgador científico de aquellos momentos, Manuel Toharia, tuvieron amplio eco en la prensa escolar, lo que supuso la entrada de nuevos centros zaragozanos en el curso siguiente. En uno de ellos el profesor encargado fue el compañero Mariano Calvo. Tanto él como Carmen Lapiedra colaboraron con artículos en la revista monográfica que con el mismo nombre del programa editábamos para el alumnado de bachillerato. Y otros dos compañeros de promoción, José Luis Ovelleiro y Ángel Bonilla, participaron con sus charlas en los primeros tiempos de CV, al igual que profesores nuestros como José Urieta y los citados Juan Cacho y Domingo González.

Tras la asunción de competencias educativas por el Gobierno de Aragón se decidió llevar el programa por toda la comunidad y ampliar la cobertura al alumnado de Secundaria e incluso Primaria, con una nueva revista- A Ciencia cierta-adaptada a las nuevas enseñanzas, en la que escribieron o fueron entrevistados numerosos profesores e investigadores de la Facultad de Ciencias. Se creó en CV la figura de adjunto a la coordinación, que fue ejercido sucesivamente con entrega y eficacia por Carmen Magallón y Javier García Aísa y un seminario permanente compuesto por los imprescindibles profesores colaboradores, para facilitar la puesta en común de la organización y metodología de las actividades. El último año antes de mi retirada, coadyuvaron en la coordinación Ana Reiné y Olga Valiente, que por motivos que no se me escapan no tuvieron continuidad posteriormente.

En Institut Curie de París

En Institut Curie de París

Organizamos un buen número de viajes científicos, algunos en el extranjero, como por ejemplo a los Institutos Pasteur y Curie y al Museo de Historia Natural en París, a ESRF en Grenoble y al Instituto Max Planck en Alemania. Tuvimos que suspender la visita a Rusia (Ciudad de los cosmonautas y Centro de investigaciones nucleares de Dubna), que Sergei Karamurzá nos había facilitado, por recomendárnoslo así la embajada al producirse por aquellas fechas el asalto al Congreso postsoviético. También conocimos instituciones científicas españolas, como CIEMAT, IAC,IAA, INTA, CBM, Estación biológica de Doñana y observatorios de ESA y NASA y aragonesas (centros del CSIC e industrias químicas de Monzón y Sabiñánigo, donde ejercían cargos de responsabilidad los compañeros Manuel Estrada y José Luis Hernández),conservando un especial recuerdo de la interesante aventura que resultó conocer el experimento del túnel de Canfranc, gracias al apoyo de los profesores Rafael Núñez Lagos, Ángel Villar y los hermanos Morales. Y viajamos con nuestros alumnos prácticamente a todos los museos de Ciencia de España.

Canfranc 1993

En el experimento del túnel de Canfranc (1993)

Conseguimos incorporar interesantes exposiciones, como ENVISAT, Física y Estética, INTA y el espacio, Grupo Astronómico Silos, Mujeres en la Ciencia y varias relativas a Santiago Ramón y Cajal. Visitamos Expo-Sevilla 92, en el día de la Ciencia y el CERN, y conocimos a un grupo de universitarios daneses que nos aportaron ideas que transmitimos al Circo de la Ciencia del Ateneo Universitario, que con Mariano Hormigón habíamos ayudado a constituir. Años después, bajo la dirección del investigador Jesús Martínez, se consolidó e hizo las delicias de nuestro joven alumnado.

Para los alumnos de Primaria propusimos una obra de títeres a Adolfo Ayuso, con su correspondiente unidad didáctica, Cajal el rey de los nervios, muy premiada y que aún sigue ofreciéndose con éxito por todo el país, tanto para público joven como para adultos.

En 2005 subvencionados por FECYT, participamos en el Año Mundial de la Ciencia, ofreciendo actuaciones para los alumnos y otras de ciencia en la calle, abiertas al público en general. Colaboramos además en el Año Internacional de la Física, de cuyo comité organizador en Aragón formamos parte, que clausuró en La Aljafería el físico zaragozano Carlos Alejaldre y presentamos un buen número de actividades en todas las Semanas de la Ciencia que se convocaron. A partir de 2000, inauguramos, con el patrocinio de Caja Inmaculada, unas imaginativas Jornadas de Ciencia y Gastronomía, que completaron hasta ocho ediciones y tuvieron como sede el IES Miralbueno de Zaragoza.

Con Pedro Duque

Con Pedro Duque

Programamos, en formato videoconferencia, una charla del astronauta Pedro Duque para todos los centros de Teruel y su provincia que quisieron participar en esa experiencia pionera. Y gestionamos una página web, ahora cerrada, que llegó a tener más de cien mil entradas.

En 2000 Casa de las Ciencias de la Coruña me concedió el I Prisma Especial del Jurado, una agradable y estimulante sorpresa que me depararon las periodistas Amelia Almau y Pilar Perla .Seis años más tarde recibía el Premio José María Savirón tras la presentación de la candidatura por la Real Sociedad Española de Química (RSEQ). *

Podemos decir con orgullo y sin falsas modestias que estuvieron en nuestras aulas los mejores científicos y divulgadores españoles, incluidos varios galardonados con el Príncipe de Asturias. Prácticamente colaboraron investigadores y profesores de todos los departamentos de todas las secciones de nuestra Facultad. Llegamos a un acuerdo, que resultó muy fructífero, con ICMA para la intervención de sus investigadores en charlas interactivas dirigidas a preuniversitarios y el profesor Manuel Asorey nos invitó a participar en cada convocatoria anual, con alumnos aventajados y proclives a la Física, en Hands on particle physics, un encuentro virtual de jóvenes preuniversitarios europeos.

Con alumnos del I.B. Blecua.

Con alumnos del I.B. Blecua.

En la misma línea hubo muy buen entendimiento con los delegados en Aragón del CSIC (Juan Bartolomé, Mariano Laguna y Víctor Orera), RSEQ (José Antonio Mayoral y Conchita Gimeno), RSEF (Alberto Carrión) y Colegios profesionales de Físicos (Alberto Virto) y de Químicos (Luis Comenge).

Tuve algunas colaboraciones personales de artículos y comentarios de libros con periódicos y revistas regionales (Tercer Milenio de Heraldo de Aragón, I+DEAR de El Periódico de Aragón, La Pizarra de El Diario de Teruel y las revistas Ágora y Aragón Investiga).Miguel Bayón, director de informativos de TVE 2 en Aragón, me invitó a presentar un programa semanal, ConCiencia2, que en los quince episodios que emitió dio a conocer de forma rigurosa y divulgativa, con buen índice de audiencia y un excelente repertorio de imágenes, la actualidad científica de la mano de profesores e investigadores, la mayoría ligados a la Facultad de Ciencias de Zaragoza.

A lo largo de los dieciocho años en los que fui coordinador de Ciencia Viva la excelente relación y oportunas sugerencias de los decanos de la Facultad con los que coincidí (Antonio Elipe, Jesús Santamaría y Ana Isabel Elduque) redundaron en que nuestras actividades procuraran un mejor aprovechamiento del alumnado, participando todos ellos en varias conferencias. Luis Oriol, actual decano, también impartió conferencias en distintos institutos, asi como Miguel Ángel Belarra.

Encontré mayor comprensión y asesoramiento en los profesores de la Facultad que desempeñaron cargos políticos o técnicos en el Departamento de Universidades del Gobierno de Aragón en distintas etapas que en los correspondientes de Educación del que dependía orgánicamente nuestro programa, donde la sensibilidad hacia los temas científicos era casi más la excepción que la regla, aunque siempre tuve amplia libertad de acción. Me refiero, entre los primeros a José Manuel Correas, Jesús Santamaría, José Luis Serrano y Manuel López, que después sería rector de la Universidad.

 

La post-docencia

Hace cinco años tomé la decisión de prejubilarme de mi profesión de enseñante y dejar también la coordinación del programa Ciencia Viva. Creí que, razonablemente, ya merecía el descanso y poder disfrutar de la lectura y de mis aficiones musicales que ahora discurren por la ópera y otras variantes clásicas, sin dejar de lado algunas costumbres anteriores. Lógicamente, con la edad se acabaron prácticamente las copas y la “bohemia” pasó a la historia, pero no nos privamos de nuestros vinitos con Pilar Benedicto y otros amigos por los impersonales bares del barrio de la Romareda especialmente.

Sin embargo no abandoné la divulgación científica, si bien la llevé a cabo en otros ámbitos, constituyendo legalmente a tal efecto la Asociación Ciencia Viva.

Desde dicha asociación continuamos la labor divulgativa de alto nivel, que había iniciado personalmente años atrás en el espacio Conversaciones en la Aljafería, en su vertiente científica, de las Cortes de Aragón.

Luis Oro, catedrático de Química Inorgánica de la Facultad y exsecretario del Plan I+D, estuvo entre los ilustres invitados del ciclo. También en ese marco se clausuró el conjunto de las conferencias y otras actividades que ayudé a confeccionar y llevar a cabo con ocasión del Año Internacional de la Química en 2011, contando con la presencia de los mejores químicos españoles, tanto de la docencia como de la investigación y la industria, algunos aragoneses. El acto de clausura tuvo lugar en el Palacio de la Aljafería con la presencia de José Elguero y Ana Isabel Elduque. Teníamos compañía de teatro y la sala del Principal reservada para estrenar en España la obra Oxygene del Nobel Roald Hoffmann, pero hubimos de renunciar porque la llamada crisis había comenzado, aunque se negara la evidencia. Con motivo de ese evento escribí un breve artículo en la revista de la Facultad, Con Ciencias.

En 2006,a petición del responsable cultural del Centro Penitenciario de Daroca (Zaragoza),Javier Mesa, iniciamos el ciclo Ciencia Viva para la cárcel ,que nuestra Asociación continuó, incorporándose después el Centro Penitenciario de Zuera-Zaragoza, donde es encargado de actividades culturales Carlos Izquierdo. Acostumbramos a comentar en tono irónico que hemos llevado a las cárceles al Rectorado de nuestra Universidad, porque todos los miembros científicos que lo componen han impartido charlas divulgativas dirigidas a los internos (José García Esteve,Manuel López, Pilar Zaragoza, José Antonio Mayoral, Luis Miguel García Vinuesa). Entre los ponentes estuvieron además Fernando Lahoz, actual director del ICMA, Conchita Gimeno, vicedirectora del IQCH, Eva Villarroya, profesora armonizadora de Química en las pruebas de acceso a la Universidad, Gloria Cuenca, paleontóloga de la Facultad de Geológicas y miembro del equipo Atapuerca, Siannah Peñaranda, del departamento de Física Teórica, Rodrigo Fernández-Pacheco Chicón, investigador del INA, Francisco J.Serón y Juan Antonio Turégano del CPS y en la previsión de 2015 estarán presentes los profesores María Luisa Sarsa y Justiniano Casas González.

Desde 2014 se cuenta con la colaboración de la Unidad de Comunicación Científica de la Universidad, que coordina Carmen Puyod. Fruto de ese acuerdo han sido las participaciones de José Manuel Gasca, Eduardo Puértolas, Juan Cacho y Ricardo López. En este curso lo harán Agustín Camón, Ernesto Tejedor, MªJesús Rodríguez Yoldi, Ana Rosa Remacha y Clementina Rodellar. Escribo habitualmente en la revista digital de las cárceles, La Oca Loca y esporádicamente en Digo del C.P. de Zuera. Algunos como Fernando Corbalán, Jónatan Peris y Manuel Toharia donaron generosamente algunas de sus publicaciones para las bibliotecas de los centros. Daroca promueve un consolidado certamen de cine-Daroca&Prision.Film.Fest- que en su última edición ha incorporado, con el patrocinio de la revista Muy, gracias al interés de Miguel Ángel Sabadell, asiduo participante en muchos eventos pasados y actuales de Ciencia Viva, una sección de cortometrajes científicos.

Coincidiendo con el centenario del átomo de Niels Bohr organicé con Ibercaja Zentrum un ciclo de conferencias divulgativas-Quantum ergoque pudo seguirse en streaming y tuvo un más que razonable éxito de asistencia presencial de público. Pudimos haber disfrutado de la presencia del grupo de rock Aviador Dro, cantando a la Cuántica con Juan Ignacio Cirac, pero la mencionada crisis económica lo impidió.

En familia

En familia

La Asociación Ciencia Viva dispone de un blog con historias y actividades relativas a la comunicación de la Ciencia. Aunque está abierto a colaboraciones externas, la mayor parte de artículos, crónicas, noticias y reseñas son mías. En realidad no tienen mayor pretensión que el puro entretenimiento y seguir aprendiendo, que no es poco. Está gestionado por mi hijo Diego, que comenzó Geológicas, pero se pasó al mundo del deporte y organización de eventos. La compañera Lucía Enciso fue su profesora de Química en el instituto. Mis hijas gemelas, Clara y Laura, se licenciaron en Químicas en la Facultad y aún llegaron a tiempo de tener algunos profesores comunes conmigo. Con sus respectivos gemelos, Fran y Rafa, se dedican a la enseñanza.

Concluyendo: En la Facultad de Ciencias he tenido y tengo muchos y buenos conocidos. Que ahora se me haya otorgado la categoría de amigo, francamente me congratula.

 

Miguel Carreras Ezquerra
Asociación Ciencia Viva.

* Entrevista en El Periódico de Aragón.

* ConCiencia

Selección personal de canciones de las distintas épocas.

– Yesterday (The Beatles)

La nuit (Adamo)

El baile del martillo (Rita Pavone)

Por una rosa (Les Surfs)

El muro (Pink Floyd)

These boots are made for walkin (Nancy Sinatra)

Comandante Che Guevara (Victor Jara)

Concierto La Bullonera, Labordeta y Joaquín Carbonell

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Comentarios

2 comentarios en “Amigo de la Facultad de Ciencias

  1. Estupendo!! Para mi el mejor de todo el blog!! Se hace corto!! y que buenas fotos!!

    Publicado por cdetwins | enero 16, 2015, 8:53 pm

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Curiosidades y noticias de Ciencia Viva (I) | Ciencia Viva - mayo 26, 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Apuntes de Ciencia Viva

Streaming Ciencia Viva

CON CIENCIA – TVE Aragón

Ciencia Viva en la cárcel

Revista A ciencia cierta.. (2000-09)

Ciencia en Expo Zaragoza

Sonia Fernández Quantum Ergo

David Jou en Quantum Ergo

Mira Quanta (Alberto Galindo)

Manuel Asorey Quantum Ergo

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 1.661 seguidores

Estadisticas Blog

  • 125,330 visitantes

Premio Casa de las Ciencias 2000

Premio Saviron a M. Carreras

Fotos Premio Saviron 2006

Twitter Ciencia Viva

A %d blogueros les gusta esto: