Uncategorized

Un universo en 174 páginas

Un universo en 174 páginas

Enrique Fernández Borja

Enrique Fernández Borja

La Universidad de Sevilla  otorgó   su premio a la divulgación científica al profesor Enrique Fernández Borja, autor del libro, editado a finales de 2015 por la propia institución en la Colección  Divulgación Científica, Un universo en 174 páginas, que a continuación pasaré a comentar.

De la citada universidad han salido excelentes  profesores comunicadores de la ciencia, en distintas facetas y disciplinas. Recordaré a Manuel Lozano Leyva, de Física Atómica y Nuclear, conferenciante de éxito en distintos foros, con abundante y notable literatura de divulgación,  como De Arquímedes a Einstein, Los hilos de Ariadna y El gran Mónico, libro este último del que realicé una reseña. Coincidimos en la juventud en aquellas necesarias y arriesgadas aventuras antifranquistas y posteriormente en varias charlas que impartió a los preuniversitarios aragoneses de Ciencia viva.

También a la televisiva (Órbita Laika) Clara Grima, profesora de Matemática Aplicada  y autora, entre otros, de Hasta el infinito y más allá. Tuve el placer de conocerla en unas jornadas de Divulgación Innovadora D+I en Zaragoza. Y a la catedrática de Química Inorgánica Adela Muñoz Páez, cuyo libro Historia del veneno comenté para el portal Aragón Investiga.

A Fernández Borja lo conozco en la distancia. Nos seguimos en las redes sociales. Tiene una página en facebook con muchos amigos, con la denominación Cuentos cuánticos. Cuando, en 2013 organicé en Zaragoza el ciclo Quantum ergo,  unimos esfuerzos con entusiastas blogueros para lanzar la cuántica en twitter, alcanzando  el 21 de mayo  a las 20 horas ser trending topic.

Enrique Fernández Borja es licenciado y doctor en ciencias Físicas por la Universidad de Valencia y profesor de Matemática Aplicada en la de Sevilla. Especialista en agujeros negros y aspectos matemáticos de la gravedad cuántica y en redes sociales y colaborador en plataformas divulgativas,  como Jot Down y Naukas. Compagina, con éxito, las condiciones de científico y divulgador, circunstancia que, como acostumbro a recalcar en mis comentarios, es todavía poco frecuente en España.

El autor de Un universo en 174 páginas adelanta en la introducción sus objetivos. Escribe:”Nos centraremos en lo que conocemos del universo (…).Nuestro universo tiene su origen en un proceso de expansión muy fuerte de corta duración denominado proceso inflacionario. En la actualidad se está expandiendo aceleradamente, es plano y está compuesto principalmente por materia y energía oscura. La materia usual-la que nos conforma-solo es un 5%aproximadamente del total. La estructura a gran escala del mismo, es decir la forma en la que las galaxias se distribuyen, tiene su explicación en fluctuaciones cuánticas que sucedieron en el origen”. Y más adelante añade:”Eludiré, en la medida de lo posible, discusiones sobre temas que están en la frontera de lo conocido en el ámbito teórico, restringiéndome a lo que es aceptado por haber obtenido un respaldo observacional claro”.

Un-universo-en-174 paginasEl libro consta de seis capítulos. El primero es un completo recorrido por las grandes teorías-cuántica y relatividad-necesario para entender el mundo de las partículas elementales y las interacciones y se describe el modelo estándar, incorporado ya el Higgs.

Continúa en los capítulos dos y tres con el kit cosmológico básico y la historia térmica del universo y sus distintas “épocas” y en el cuarto con un paseo desde el cuerpo negro hasta el modelo cosmológico, pasando por la composición del universo.

La inflación cosmológica es el título del quinto capítulo en el que se habla de los problemas de la cosmología estándar, la cuestión del vacío, el inflatón y su desconocida naturaleza, la gravedad, predicciones de la inflación,  “una interesante teoría que establece que el universo en su origen estaba en un estado que generó una expansión brutal. Esa expansión se frenó y el remanente de energía se invirtió en generar las partículas y campos que han generado el universo que nos rodea”, según dice el autor, y unas divagaciones sobre multiuniversos.

En el último-El universo en un ordenador- Enrique F. Borja habla del  proyecto Illustris, la última y mejor simulación de que se dispone, y termina.”Este es el inicio de una gran época para la simbiosis entre la observación y la simulación en cosmología. Todavía quedan muchos detalles que resolver, la mayoría concernientes al poder y eficacia de los algoritmos computacionales necesarios para llevar a cabo este tipo de proyectos. Por ahora podemos decir que las simulaciones son consistentes con el modelo cosmológico que extraemos de la radiación cósmica de fondo, un universo con energía oscura y materia oscura como componentes principales. Seguro que se avecinan épocas maravillosas para la cosmología y nosotros estaremos aquí para disfrutarlas y, tal vez, algunos de vosotros  seáis protagonistas de esta historia en algún momento”.

Al final  se incluye una bibliografía brevemente comentada por capítulos, que da posibilidad de acceso a los artículos de arXiv. Algunos dirán que echan en falta en el primero referencias hispanas, aunque no haya casi nada notable últimamente,  y más nombres en lo referente a materia y energía oscura, pero otros aducirán que, con  buen criterio, se da preferencia a  la actualidad sin renunciar a las pequeñas joyas divulgativas del pasado. Hay que resaltar también una excelente selección de figuras (mapas, esquemas,  gráficos e imágenes) que complementa muy oportunamente el texto.

Puede que se diga que  el nivel divulgativo no es para gente corriente, pero a los iniciados también hay que tenerlos en consideración y para los primeros este libro  puede suponer un estímulo para profundizar en sus conocimientos.

Es meritorio haber condensado tanta información en 174 páginas, sin utilizar más ecuación que la popular de Albert Einstein sobre equivalencia masa-energía, al estilo de Stephen W.Hawking.

Y un apunte final. Ha sido encomiable el papel que han jugado en nuestro país durante muchos años Prensas Universitarias, con ésta u otra denominación. Pero, tal vez, estaban atrincheradas en el ámbito profesoral. Muchas universidades rompieron  ya hace tiempo la cáscara, facilitando la distribución y promoción de sus publicaciones científicas y, en el caso de la Universidad de Sevilla y otras, promocionando y actualizando la comunicación de la Ciencia, sin perder de vista otras misiones.

 

Miguel Carreras Ezquerra. Asociación Ciencia Viva.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Apuntes de Ciencia Viva

Streaming Ciencia Viva

CON CIENCIA – TVE Aragón

Ciencia Viva en la cárcel

Revista A ciencia cierta.. (2000-09)

Ciencia en Expo Zaragoza

Sonia Fernández Quantum Ergo

David Jou en Quantum Ergo

Mira Quanta (Alberto Galindo)

Manuel Asorey Quantum Ergo

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 1.645 seguidores

Estadisticas Blog

  • 121,288 visitantes

Premio Casa de las Ciencias 2000

Premio Saviron a M. Carreras

Fotos Premio Saviron 2006

Twitter Ciencia Viva

A %d blogueros les gusta esto: