Ciencia Viva, Curiosidades Ciencia Viva, Miguel Carreras, Programa Ciencia Viva

Curiosidades y noticias de Ciencia Viva (I)

Curiosidades y noticias de Ciencia Viva (I)

Divulgadores

Entre 1990 y 2009 el programa Ciencia Viva, que fundé y dirigí en la comunidad aragonesa, dispuso de un eficaz instrumento de divulgación en la edición de revistas en papel. Fueron dos cabeceras: una monográfica con el nombre del programa-Hojas de ciencia les llamábamos- dirigida a estudiantes de bachillerato y otra al entrar en vigor la LOGSE, que amplió su cobertura al segundo ciclo de la ESO, siendo temáticamente más generalista, que se denominó A Ciencia cierta (ACC). Las colecciones completas se pueden encontrar en la Biblioteca de Aragón. Al solicitar ISSN para ACC consulté previamente con Manuel Toharia, que entonces dirigía un suplemento con ese nombre y me sugirió que añadiera puntos suspensivos al final. En la primera revista, con la misma denominación que el programa, había una sección fija denominada Curiosidades y Noticias y de ahí he escogido el título del artículo, que incidirá en anécdotas curiosas que se dieron en aquel periodo, muchas de ellas poco conocidas, pero no exentas de interés e incluso de humor.

Comencé en solitario como coordinador, y en los dos años siguientes me acompañaron los profesores/as Victoria Perisé, Mariano Calvo, Eliezer Romera y Eladia Ruiz. Con la extensión de Ciencia Viva, en cada centro había un profesor encargado, indispensable para garantizar la eficacia en la consecución de los objetivos marcados. Nos constituimos años después en Seminario permanente para debatir cuestiones de planificación, funcionamiento y metodología. Desde 1998 se creó la figura de adjunto a la coordinación, siendo la primera en ejercerlo, por poco tiempo, Carmen Magallón. El último año- 2009- lo fueron Ana Reiné y Olga Valiente y durante ocho cursos Javier García Aísa, responsable importante, por su entrega, entusiasmo y dedicación de los éxitos que pudimos lograr. La marca CV tuvo sus réplicas o copias en España, algunas con nuestra aquiescencia, y en Uruguay, México, Argentina y Colombia. Gajes del oficio. El programa, de innovación educativa, tenía cuatro pilares: las conferencias, los viajes científicos, las exposiciones y la revista. Comenzaremos con las conferencias.

Los voluntariosos principios.

Tras ser aprobado el proyecto por la Dirección provincial del MEC en Zaragoza en el curso 1990-91 al que se denominó, según idea de la profesora Isabel Serrano, Ciencia Viva por votación entre otras alternativas de los alumnos del IB José Manuel Blecua -único centro participante- iniciamos la andadura con escasos medios y no poco voluntarismo. La mayoría de conferenciantes eran profesores de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Zaragoza, a los que no me referiré aquí por haberlo hecho con amplitud en otros artículos https://cienviva.wordpress.com/2015/01/16/amigo-de-la-facultad-de-ciencias y https://cienviva.wordpress.com/2016/02/26/cientificos-de-aragon-del-medioevo-a-la-actualidad/. Sólo Manuel Toharia vino de fuera de Aragón el primer año.

Crisicollges para Luis Buñuel (1)

Crisicollges para Luis Buñuel

El presupuesto era de unas escuálidas cien mil pesetas, para sufragar la revista, apoyos a algunos viajes de alumnos y pago a los conferenciantes. A éstos se les gratificaba en especie con una excelente publicación de edición numerada, Crisicollages para Luis Buñuel, de Luis García-Abrines, que Librería Pórtico nos proporcionaba en ventajosas condiciones y que resultó ser muy del agrado de nuestros invitados. Además les preparábamos una carpeta diseñada para nosotros con folletos y documentos de nuestras actividades.

En las zonas rurales se les obsequiaba con productos de la tierra, que donaban las concejalías de cultura de los ayuntamientos. Éstos ponían a nuestra disposición Casas de Cultura, cines, teatros o Palacios de Congresos, para poder dar cabida al mayor número de alumnos. A cambio les ofrecíamos actividades para el pueblo.

Al tiempo que Ciencia Viva (CV) se expandía se fue incrementando el presupuesto, siempre modesto, manteniendo la misma gratificación para todos los ponentes, alcanzando una máxima cuantía de doscientos diez euros. A quienes venían de fuera de Aragón los llevábamos generalmente a comer en Zaragoza al IES Miralbueno que tiene una muy digna y económica escuela de hostelería. En las capitales de provincia y los pueblos, eran los ayuntamientos los que sufragaban las comidas. Cuando había obligadas pernoctaciones, solo en Zaragoza, se hacían en el Hotel Romareda, con el que teníamos un beneficioso acuerdo.

Por mi dedicación no recibí ninguna retribución monetaria, aunque se me aplicaron reducciones horarias, que fueron aumentando al tener que realizar varios desplazamientos semanales a otras capitales de provincia y zonas rurales. No acepté la propuesta que se me hizo para dedicar todo el tiempo al programa, abandonando la docencia.

Considerando que desde el principio Ciencia Viva contó con el generoso apoyo de Caja Inmaculada, puedo asegurar que a la administración educativa le resultábamos asombrosamente poco costosos para el volumen de actividades que promovíamos.

Divulgadores científicos

Manuel Toharia en CP Daroca-(portada)

Manuel Toharia en CP Daroca

Como he apuntado fue Manuel Toharia el primer participante no aragonés. Posteriormente intervendría en numerosas ocasiones, en muchos institutos de la comunidad y en Ciencia Viva para la cárcelademás de ser quien inauguró la versión científica de Conversaciones en la Aljafería, que promueve las Cortes de Aragón y que cuenta con mi asesoría.

Era Manuel una persona muy activa y con gran oratoria, que en sus conferencias no usaba más recurso que su palabra, sin papeles ni diapositivas, ni power-point. -¿De qué hablamos hoy, Miguel?- me decía poco antes de comenzar la charla; -del cambio climático-, le contestaba. -¿O quieres sobre pseudociencias?- Tenía la virtud de encandilar a la audiencia de cualquier edad. Al terminar salía con el coche a otro destino y pocas veces conseguimos que se quedara a comer con nosotros. Supuso un gran impulso su participación el primer año de CV, nos facilitó importantes contactos y nunca nos falló cuando le llamamos. Ha sido director e impulsor de reconocidos museos de Ciencia en España, director de varias revistas y autor de números libros.

Otro pionero con solera en la divulgación científica que nos acompañó en 2001 fue Manuel Calvo Hernando, Secretario General de la Asociación Iberoamericana de Periodismo Científico. Participó en conferencias en varios centros e intervino en cursos de actualización del profesorado en comunicación de la ciencia que organizamos. Escribió para nosotros un brillante artículo- Nuevo decálogo de la divulgación de la Ciencia- en ACC. ¿Quién nos iba a decir que el papa Wojtyla iba a aparecer en la fotografía del mismo con don Manuel?

Artículo de Mannuel Calvo Hernando (3)

Artículo de Mannuel Calvo Hernando

Su nuera, María Jesús Santesmases y su hijo Antonio Calvo Roy, actual presidente de la Asociación Española de Comunicación Científica, también fueron nuestros invitados. La primera, investigadora del CSIC en el grupo Ciencia, Tecnología y Sociedad, escribió para ACC, en primicia, un artículo sobre la estancia en Zaragoza, investigando, del citogenetista Joe Hin Tjio. Antonio ha publicado indispensables biografías de aragoneses ilustres, Ramón y Cajal, Odón de Buen y Lucas Mallada. En Un geólogo preocupado por España, al principio del libro, dice: “en esta segunda versión quiero dejar constancia de mi agradecimiento a Miguel Carreras, coordinador de CV, que desde que supo de la existencia de este manuscrito se interesó en su difusión”.

Completando las colaboraciones madrileñas destacadas de la divulgación de aquella época, estuvo el presentador de TV, Ramón Sánchez Ocaña, que además de hablar a preuniversitarios sobre reproducción asistida, intervino con alumnos de EGB del CP Doctor Azúa de Zaragoza dialogando con ellos acerca de hábitos alimentarios y de la importancia de la higiene. Era la primera vez que introducíamos la divulgación entre los escolares más jóvenes y años más tarde en CV incorporaríamos actividades divulgativas en Primaria en varios colegios públicos aragoneses.

Como por aquellos tiempos el correo electrónico era muy poco utilizado, hube de viajar a Madrid para invitar a los citados y a otros y gestionar viajes científicos directamente. Idéntica situación se daba en el caso de Barcelona.

En los años 90 del pasado siglo, cuando comenzó su andadura CV, uno de los focos divulgativos escritos de referencia era el suplemento de ciencia y tecnología del periódico barcelonés La Vanguardia. De modo que a través de uno de sus redactores, Vladimir de Semir, entré en contacto con el grupo de Barcelona. Y así conseguimos que visitaran nuestras aulas divulgadores y científicos de prestigio, como el propio Vladimir, su hijo Marc, el matemático especialista en Gaudí, Claudi Alsina con su matemática guapa y los expertos en reproducción asistida Nicolás Barri y Anna Veiga, relacionados ambos profesionalmente con el Instituto Dexeus.

También vino de Cataluña Jorge Wagensberg, promotor y fundador del Museo La Caixa de Barcelona, uno de los más imaginativos e innovadores de Europa es autor de libros de alto nivel divulgativo y director de la prestigiosa colección Metatemas. Persona muy culta y próxima, era un placer conversar con él. Cuando en 2003 estuvo con nosotros en CV en Zaragoza y Huesca, acababa de salir su libro Si la naturaleza es la  respuesta, ¿Cuál era la pregunta? En la dedicatoria que me firmó decía: “Para Miguel. ¡Que la incertidumbre te sea favorable!”

David Jou en Quantum ergo (4)

David Jou en Quantum ergo.

Y el físico y poeta David Jou nos visitó en Fraga (Huesca), donde coincidió con profesores del instituto que habían sido sus alumnos en la Universidad de Barcelona, hablando del 2ª Principio de Termodinámica. De los mejores autores de divulgación, en Escrituras del Universo (Poemas sobre ciencia), me citó, atribuyéndome la condición de doctor,  en el prólogo y en la dedicatoria decía: “Para Miguel Carreras, de Ciencia Viva, cuya invitación a Zaragoza fue uno de los estímulos para la traducción al castellano de estos poemas”. Posteriormente le invité al ciclo Quantum ergo. Confieso que he puesto algunos de sus versos en mis artículos.

Con Josefina Castellví, catalana y primera científica involucrada en expediciones antárticas, estuvimos en una apretada jornada; por la mañana en Alcañiz (Teruel) y en la tarde en el programa televisivo, ConCiencia2 del periodista Miguel Bayón, con el que yo colaboraba. Tuvimos que hacer maravillas, incluido sacarla del plató a hurtadillas, ponerla en un taxi y conducirla a toda prisa al tren, que la había de llevar a Barcelona y felizmente llegó a tiempo. Tenía una vitalidad contagiosa y transmitía pasión por la ciencia.

Rafael García Molina, que viajaba desde Alicante con su furgoneta cargada de artilugios curiosos que utilizaba en sus interactivas actividades, nos trajo DVDs- El Pati de la ciencia- sobre química mágica y de física del frío y de la música, que repartimos entre los institutos. Fue en Teruel con motivo de organizar CV, con financiación de FECYT, Ciencia para la población y los estudiantes en el Año Mundial de la Ciencia.

Contamos también en ese evento con la colaboración del aragonés Javier Mateos, del proyecto Prometeo y de los profesores de instituto catalanes, que practicaron ciencia experimental con alumnos de 2º ciclo de ESO, Antón Aubanell y Pietat Casadevall, primeros en realizar espectáculos matemáticos con pompas de jabón, Adolf Cortel, con Física sorprendente y Lluis Nadal con Química mágica. Estando con Lluis en el Palacio de Congresos de Jaca (Huesca) exhibió reacciones químicas que producían breves pero intensas detonaciones. En otra planta del edificio había una reunión de militares, que subieron pistola en mano, suponiendo que se trataba de un atentado. Se puede imaginar los sobresaltos. Al día siguiente, en Sabiñánigo (Huesca), nos ocupamos de alertar previamente a la guardia civil de nuestra presencia.

Organizamos con miembros de ARP algunas actividades para fustigar supercherías y falsas ciencias. Entre quienes participaron se encontraban, además del mencionado Manuel Toharia, Javier Armentia, gran comunicador y amigo, cofundador de la colección editorial Laetoli y director del Pamplonetario, que por cierto nos permitió visitar con reclusos del Centro Penitenciario de Daroca (Ciencia Viva para la cárcel), experiencia pionera en España. También los periodistas Félix Ares y Luis A. Gámez, cuyos desplazamientos desde San Sebastián y Bilbao respectivamente nos originaban algunos quebrantos. Algo similar sucedía con la profesora Inés Pellón, cuando venía del País Vasco para hablar de Historia de la Ciencia. Además fue ponente contra las falsas ciencias Inés Rodriguez Hidalgo, hoy directora del Museo de la Ciencia de Valladolid y entonces del de la Ciencia y el Cosmos en La Laguna, que visitamos con alumnos en nuestros distintos viajes astrofísicos a las islas. Con motivo de unas vacaciones familiares fuimos al museo y tuve que ser rescatado del laberinto lúdico que ofrecían al visitante.

Miguel Angel Sabadell en CP Daroca (5)

Miguel Angel Sabadell en CP Daroca

También participaron en las distintas versiones del ciclo desde Aragón, los físicos Miguel Ángel Sabadell y Carlos Tellería, y el paleontólogo Eustoquio Molina. La antropóloga María Teresa Gimenez Barbat vino desde Tarragona y hubimos de abroncarla cariñosamente, por convertir parte de la charla en un acto de exposición del programa de la naciente UPD. Tuvimos que prescindir del anuncio en prensa y radio de las conferencias por la capacidad de las salas y para evitar la asidua presencia de reventadores de la sectaria Nueva Acrópolis.

La presencia del astronauta y Premio Príncipe de Asturias de Comunicación 1999 Pedro Duque en Zaragoza constituyó un acontecimiento divulgativo y mediático de primer orden. Fue recibido por las autoridades académicas en el Paraninfo y he de decir que, literalmente, recibí empujones por alguna de ellas para salir ante las cámaras con él. En su intervención interactiva con alumnos nos sorprendió presentándose con el traje con el que había viajado al espacio. Un año después se dirigió al alumnado de enseñanza secundaria de Teruel y provincia por videoconferencia, siendo la primera vez que se utilizaba este recurso por estos pagos. Seguimos manteniendo contactos y amistad.

Pedro Duque astronauta (6)

Pedro Duque astronauta

El espacio y la ciencia que conlleva siempre han supuesto un atractivo para la gente. Así lo entendimos en CV y llegamos a institucionalizar una Semana del Espacio anual. Antes que Pedro Duque desfilaron por nuestras aulas investigadores relacionados, que nos abrieron la puerta a viajes y exposiciones. Quiero citar aquí al físico e ingeniero Luis Ruiz de Gopegui, autor de varias publicaciones y en aquel tiempo director de la Estación de Seguimiento de Fresnedillas (NASA) que estuvo en Zaragoza, Huesca, Teruel y Sabiñánigo. Era muy solicitado por los centros por su bonhomía y dotes comunicativas. Comenté su último libro, “Con las palabras alrededor del Universo”.

Con Anthony Carro(NASA) en IB Pedro de Luna (7)

Con Anthony Carro (NASA)

Responsable de mantenimiento de Robledo de Chavela, Villafranca del Castillo y Maspalomas, estaciones de seguimiento de satélites de NASA, era Gregorio Rodríguez Pasero, que estuvo con nosotros en 1995. Los años siguientes lo hicieron los máximos representantes de la agencia espacial norteamericana, la argentina Ingrid de Silvestre, que originó cierto jolgorio entre el público por sus continuos cruces de piernas y el hispano-norteamericano Anthony Carro, que llegó acompañado de la joven y guapa rusa Natacha al final de la guerra fría.

Años después nos acompañó más de una vez Valeriano Claros, persona muy correcta y protocolaria, directivo de ESA-España y que nos escribió un artículo en ACC, así como Javier Cacho, de INTA, hoy muy involucrado en historias antárticas. Colaboró también con la agencia europea físicos aragoneses, como el ahora meteorólogo, Samuel Buisán, que hacía las delicias con sus espectáculos espaciales y sus problemas didácticos al alumnado más joven, Ramón Torres y Julio Monreal.

Con Valeriano Claros y Javier García- Exposición Envisat (8)

Con Valeriano Claros y Javier García- Exposición Envisat

Ramón Núñez, que puso en marcha uno de los proyectos museísticos más genuinos, Casa de las Ciencias de A  Coruña, y ha dirigido con maestría el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, es una persona muy instruída y de fino humor gallego. Lo pude comprobar en los días en que fuimos sus invitados en esa ciudad con ocasión de que se me concediera en el año 2000 por unanimidad el I Premio Especial del Jurado del XIII Certamen Casa de las Ciencias presidido por Antonio Fernández Rañada. Y también cuando trajimos a Moncho como protagonista a Conversaciones en la Aljafería. Firmé un documento, que también suscribía Umberto Eco, entre otros, de apoyo a su candidatura al premio Príncipe de Asturias, que lamentablemente no prosperó.

Fuimos sensibles a las relaciones de la Ciencia con otras expresiones de la cultura: el arte con el chileno afincado en Cataluña Fernando Krahn, la Música, con Santiago Álvarez, catedrático hispano- panameño de la Universidad de Barcelona que consiguió que cantaran “música química” decenas de alumnos de La Almunia. También las relaciones con la religión a cargo del profesor de Filosofía y ensayista José Luis Rodríguez, el cine (Ángel Gonzalvo),el humor con Carles Romeu y el deporte con el alpinista y químico Carlos Pauner

Y la filosofía con uno de los pensadores españoles más notables, Gustavo Bueno. Tuvo lugar el encuentro filosófico-científico-La Ciencia y el futuro del hombre- en el Teatro del Mercado de Zaragoza y mantuvimos un rifirrafe, que no pasó a mayores, con un afamado cantautor, reconvertido a reportero, por su persistencia en entrevistarle antes del comienzo de la charla, con la consiguiente impaciencia de los más de cien alumnos presentes. Después de la comida con profesores, todos salimos más sabios escuchando las palabras del gran filósofo.

Con Manel Moreno y Jordi José en IB Zurita (9)

Con Manel Moreno y Jordi José en IB Zurita.

Los profesores de la Universidad Politécnica de Cataluña Manel Moreno y Jordi José fueron de los primeros en abordar con sentido crítico y desenfadado las relaciones entre Física y ciencia ficción con su libro De King Kong a Einstein, que comentaron para bachilleres del IB Jerónimo Zurita en 1993 y después en otros institutos aragoneses.

Antonio López Campillo, autor de La ciencia como herejía y Clones, moscas y sabios impartió en 1998 dos conferencias sobre cuántica en institutos de Zaragoza. Había jugado un activo papel  en el Mayo del 68 y aparecía con frecuencia en debates televisivos, pero no muchos sabían que, además de libertario, era licenciado y doctor en Físicas y Químicas.

Jorge Riechmann, poeta, ecologista riguroso y profesor intervino en Zaragoza y Teruel provincia, combinando armónicamente ciencia y poesía para disfrute de los preuniversitarios. Había escrito con Alicia Durán Genes en el laboratorio y en la fábrica. Le ayudamos a difundir Científicos para el medioambiente (CIMA) en la comunidad aragonesas. Jorge escribió un artículo para ACC y a López Campillo le entrevistaron los alumnos.

Antonio López Campillo en IES Blecua (10)

Antonio López Campillo en IES Blecua

Reconozco que siempre he sido aficionado al teatro. Y naturalmente no podía faltar en nuestras actividades. La primera representación, Química: tinieblas y luces, tuvo lugar en 2004 en el IES Luis Buñuel de Zaragoza por la compañía del IES Alameda de Osuna de Alcobendas, adaptada por el zaragozano director del instituto, Pablo Nacenta. En el cuadro de actores y en el montaje de la obra, participaban alumnas y alumnos, él mismo y hasta su mujer e hijos. Una gran familia. Repitieron tiempo después con la obra Del modelo de Dalton al Modelo Estándar: un paseo por el concepto de partícula elemental.

El último curso de mi coordinación de CV, plagado de tensiones abiertas y soterradas con la administración educativa, emprendimos, aconsejados por Blanca Carbajal, con Adolfo Ayuso y Títeres de la tía Helena la original aventura de dar a conocer a nuestro único Nobel a los alumnos aragoneses más jóvenes, a través del teatro de guiñol

Hubo reticencias para llevar adelante el proyecto, pero tras una exitosa presentación para profesores, periodistas y mundo de la cultura en el Centro Joaquín Roncal, cesaron los problemas.

Paralelamente escribí un artículo sobre ciencia y teatro, que se publicó, en dos versiones en la revista Ágora y en la plataforma Aragón Investiga.

En el Año Internacional de la Química, en cuya organización en Aragón participé muy activamente, propuse representar por primera vez en España Oxygene del Nobel de Química Roald Hoffmann a la vez que se proclamaría al autor doctor honoris causa por la Universidad. Por causa que no he acabado de entender el plan decayó, cuando teníamos apalabrado el Teatro Principal de Zaragoza y la Escuela de Teatro con su director Félix Martín comprometidos.

También programamos en CV un conjunto de conferencias con el título Portavoces de la Ciencia con el que queríamos dar a conocer el tratamiento de las noticias científicas en los medios de comunicación (prensa, televisión, cine, museos..). Las explicaciones corrieron a cargo del profesor de la Universidad Politécnica de Catalunya, Miquel Barceló, que había diseñado los primeros cajeros automáticos para una entidad bancaria aragonesa, el periodista medioambiental de Canal Sur de Andalucía, Antonio Montero, Jaume Josa, director del Museo de la Ciencia de Alcobendas, Francisco Rego, coordinador de la revista Newton, el oscense director de Muy Interesante, José Pardina, Malén Ruiz de Elvira, directora del suplemento científico Futuro de El País y Pilar Perla, coordinadora de Tercer Milenio de Heraldo de Aragón. Malén había formado parte del jurado que me otorgó el mencionado prisma en A Coruña y Pilar, junto a la periodista Amelia Almau, fueron las amigas que sorpresivamente presentaron mi candidatura a la convocatoria de dicho premio.

Prisma Casa de las Ciencias 2000

Prisma Casa de las Ciencias 2000

Inauguramos la presencia extranjera en nuestros actos, en la década de los 90, con el ingeniero químico argentino Eduardo Averbuj, que acababa de publicar una breve historia de la Química y de divulgación popular de gran éxito, El hierro se volvió oro, y Con el cielo en el bolsillo, sobre la Astronomía en la historia. Me puso en contacto con él Mariano Hormigón. Con Eduardo, que se había exiliado acosado por la dictadura de su país, y Mariano compartíamos entonces sueños revolucionarios. Averbuj, hoy profesor en la Universidad Nacional General Sarmiento de Argentina y miembro del comité de OEI, montó un original show de ciencia para alumnos del IB Blecua y del CP La Paz de Zaragoza. Después se dedicó a idear novedosos materiales para museos de ciencia, que intentamos, con nulo resultado, colocar a un hipotético centro de ciencia aragonés en el que un grupo de ilusos andábamos y que no prosperó. Tras bastantes años hemos recuperado la amistad a través de Facebook. Acaba de publicar, con el artista plástico Pedro Roth, Con Ciencia porteña, que ha tenido la gentileza de enviarme.

Eduardo Averbuj en Colegio Público La Paz de Zaragoza (12)

Eduardo Averbuj en Colegio Público La Paz de Zaragoza

Quiero dejar constancia de dos notas de interés personal: la participación en la sección Jóvenes investigadores de mi ex alumno Sergio Arrojo, que entonces trabajaba en CIEMAT, dando una charla en nuestro instituto y la del bioquímico del CNB José Casasnovas en Fraga (Huesca), con algunos alumnos asistentes de nuestro común pueblo Peñalba.

Como puente para la segunda parte de esta serie incluyo aquí a un original comunicador y excelente científico. Me refiero al entonces profesor de la UNED e introductor de las teorías de Mandelbrot en España, Manuel García Velarde– pelopincho, como le decían amablemente los colegas-que fue de los primeros en utilizar la interactividad con el público asistente a sus conferencias-show. Viajaba con un todoterreno por las poblaciones y su Barraca de la Ciencia, emulando a la de García Lorca en la II República. Contacté personalmente con él en 1991 cuando obtuvo el Premio Nacional de Física y participó en varias localidades aragonesas con actividades relacionadas con la teoría del caos y el láser. Sus espectaculares charlas de unas dos horas de duración eran por la tarde. Le gustaba el ambiente cultural de Casa Emilio, donde íbamos a comer entonces y firmó en el libro de visitantes ilustres. Obtuvo también los premios Capire y Dupont.

En un instituto de FP de Calatayud (Zaragoza), regentado por el Ministerio de Defensa, los soldados nos recibieron de pie y firmes. Manuel me adelantó que alguien tendría que fumar y echar el humo en un recipiente para observar lo que sucedía al atravesarlo un rayo laser. Le tocó al coronel para sorpresa suya y discreto regocijo entre la tropa asistente y sus mandos.

Para terminar esta primera parte, haré constar mi agradecimiento a estos comunicadores de la ciencia y a otros que he podido olvidar, que con su colaboración contribuyeron poderosamente a prestigiar nuestro programa, La divulgación en nuestros principios era débil y todos nos esforzamos en fortalecerla. Ahora, con muchos más medios goza de buena salud, con nuevos recursos y métodos. Ni mejor ni peor, diferente.

 

Miguel Carreras Ezquerra. Asociación Ciencia Viva.

 

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Curiosidades y Noticias de Ciencia Viva (II) | Ciencia Viva - junio 23, 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Apuntes de Ciencia Viva

Streaming Ciencia Viva

CON CIENCIA – TVE Aragón

Ciencia Viva en la cárcel

Revista A ciencia cierta.. (2000-09)

Ciencia en Expo Zaragoza

Sonia Fernández Quantum Ergo

David Jou en Quantum Ergo

Mira Quanta (Alberto Galindo)

Manuel Asorey Quantum Ergo

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 1.661 seguidores

Estadisticas Blog

  • 125,332 visitantes

Premio Casa de las Ciencias 2000

Premio Saviron a M. Carreras

Fotos Premio Saviron 2006

Twitter Ciencia Viva

A %d blogueros les gusta esto: