Leer Ciencia, Miguel Carreras

La homeopatía ¡Vaya timo!

La homeopatía ¡Vaya timo!
por Miguel Carreras

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Victor Javier Sanz.

El libro que paso a comentar es de la Editorial Laetoli, colección ¡vaya timo!  Aunque se publicó en primera edición en 2010, no ha perdido vigencia. La serie está dirigida por el director del Pamplonetario Javier Armentia y cuenta con la colaboración de la Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico (SAPC).

El autor del libro es el bilbaíno Víctor Javier Sanz, médico de familia y cardiólogo en Aranda de Duero, que fue vicepresidente de la Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico. Ha escrito para Laetoli monografías desenmascarando las pseudomedicinas, destacando la relativa a la acupuntura y la más reciente sobre terapias espirituales.

Sanz escribe en el prólogo de su libro: “La homeopatía gira en torno a dos principios filosóficos: uno ontológico, que es el vitalismo y otro gnoseológico, que es el de la analogía o similis similibus. De estos dos principios derivan otros dos: la ley de individualización del enfermo y del remedio, y el principio de las dosis infinitesimales”. Homeochistes de Samuel  Hahnemann les llama con ironía. Hay abundantes y oportunas citas, algunas entresacadas de Organum del arte de curar de Hahnemann. Basándose en ellas, Sanz va desmontando el argumentario homeópata.

En el capítulo primero se habla  de la supuesta ley de la analogía, del similia similibus curantur y de la contraposición entre medicinas alopática y homeopática.

homeocertificado-ficticio-2

“Homeotítulo” ficticio

Siguiendo con las suposiciones, en los cuatro siguientes se analizan cuestiones como el vitalismo y la ley de Hering, la individualización del enfermo y  el remedio y la ley de las dosis infinitesimales. También el “caso Beneviste” y  la memoria del agua y se concluye recordando que “los análisis publicados en la literatura médica aseveran que los beneficios de la homeopatía no difieren del placebo”.

Los dos últimos capítulos tratan de la homeopatía animal con un desternillante “una vaca en la consulta” y el caso del oscilococo fantasma. Y, tras el epílogo, la bibliografía para quien quiera profundizar.

El libro de Víctor Sanz es una documentada,  concienzuda y dura crítica de la teoría y prácticas homeopáticas. En el epílogo se dice: “Soy partidario de permitir la práctica de la homeopatía (en una sociedad libre sería antidemocrático impedirlo), pero los médicos que la ejerzan deberían renunciar a su título de licenciados en medicina y cirugía y la sanidad pública no debe asumir el coste de los tratamientos”.

En algunas universidades españolas se han creado cátedras de homeopatía, si bien en ocasiones han sido revocadas. Poderoso caballero es don dinero y más en tiempos de crisis. Según noticia periodística de Manuel Ansede, en Estados Unidos a partir de ahora en los preparados homeopáticos se habrá de informar de que no hay ninguna evidencia científica de que funcionen. También en España algunas asociaciones farmacéuticas se han posicionado en el mismo sentido.

agua-del-carmen-3

Agua del Carmen

Me vienen a la memoria de  mi infancia monegrina dos vivencias que vienen en alguna medida al caso. La primera es el  agua del Carmen, solución oral muy presente en las casas y remedio de indigestiones, sustos y “nervios”, inventada por un fraile carmelita en el siglo XVII. La pócima milagrosa, más efectiva siguiendo los ciclos lunares, consiste en una disolución acuosa de sacarosa, melisa, clavo y esencias de otras hierbas, corteza de limón y en torno al ¡20% de etanol de 60º! Casi un “chupito”, vaya. Actualmente no se prescribe en la sanidad pública, pero se puede encontrar en farmacias, para adolescentes avispados y sus “botellones”, tal vez.

En la segunda, un abuelo-Pepe teléfonos- muy versado en dichos transmitidos oralmente que, entre otros, nos contaba estos ripios, relativos a un examen de un estudiante de derecho: “Según el código penal, al que todo el mundo aplaude, // se declara  que hace un fraude, //aquel que se aprovecha de la ignorancia de alguno, // para en momento oportuno // poderle perjudicar”. Del timo al fraude hay un escaso trecho.

¡Vaya timo! de Laetoli es conocida a nivel popular por su riguroso y ameno fustigamiento de las “falsas ciencias”. También lo es en ámbitos más restringidos la colección Los ilustrados, que reivindica el radicalismo de la Ilustración. Entre sus títulos destaca El paseo del escéptico de Denis Diderot.

 

homeopatas-acc-001

(*) Artículo de Carlos Tellería en revista A Ciencia Cierta.

Miguel Carreras Ezquerra. Asociación Ciencia Viva.

Anuncios

Comentarios

Un comentario en “La homeopatía ¡Vaya timo!

  1. ¡Un tema realmente interesante! y después de la reseña es un libro que me apetece mucho leer!

    Publicado por cdetwins | diciembre 9, 2016, 7:58 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Apuntes de Ciencia Viva

Streaming Ciencia Viva

CON CIENCIA – TVE Aragón

Ciencia Viva en la cárcel

Revista A ciencia cierta.. (2000-09)

Ciencia en Expo Zaragoza

Sonia Fernández Quantum Ergo

David Jou en Quantum Ergo

Mira Quanta (Alberto Galindo)

Manuel Asorey Quantum Ergo

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 1.646 seguidores

Estadisticas Blog

  • 122,399 visitantes

Premio Casa de las Ciencias 2000

Premio Saviron a M. Carreras

Fotos Premio Saviron 2006

Twitter Ciencia Viva

A %d blogueros les gusta esto: