Apuntes de ciencia, Miguel Carreras

Físicos y químicos en su papel

Físicos y químicos en su papel

Notas sobre Ciencia y Teatro

La Ciencia de la antigüedad, de la civilización grecorromana y aun de la Edad Media era parte en su corpus teórico- práctico de la Filosofía.   La separación, con el consiguiente alejamiento de los intereses humanísticos, se produjo entre los siglos XVI y XVII, a partir de la Ilustración. Se puede pensar que por ese camino se habría iniciado la interacción Ciencia-Teatro. Aristófanes en Lisístrata,  precedente drama antibelicista, muestra su animadversión hacia los geómetras y en cierto modo, mucho  después, los aquelarres de las brujas  también pueden ser considerados representaciones, que ahora incluiríamos meridianamente en el campo de las pseudociencias. Pero existe  muy poca producción y documentación e insuficientes estudios del pasado remoto.

En fechas recientes se han realizado eventos teatrales relativos a las ciencias más modernas con temas populares como el medio ambiente, el calentamiento global y la nueva genética, tomados a veces como asunto central o de forma recurrente y ocasional en otros casos. Ejemplos  a destacar son The Heretic, obra del británico Richard Bean, que dirigida por Jeremy Herrín  se estrenó en el Royal Court Theatre en 2011 y Greenland, de Ben Power, que se representó con éxito en el National Theatre del Reino Unido, dirigida por Bijan Sheibani.

Con Adolfo Ayuso

En Aragón (España), impulsado por Adolfo Ayuso y por quien suscribe, tuvo excelente acogida por el público infantil y adulto el espectáculo Cajal el rey de los nervios  de la compañía Títeres de la Tía Helena en 2009, siendo finalista de los premios Max de teatro (*). Unos años antes la compañía del IES Alameda de Osuna, constituida por profesores y alumnos de Secundaria y dirigida por Pablo Nacenta, representó en Zaragoza para Ciencia Viva las obras de su autoría Química: tinieblas y luces y Del modelo de Dalton al Modelo Estándar.

El teatro en las ciencias físico-químicas

Planteamos aquí una breve reflexión sobre la simbiosis ciencia-teatro en lo que concierne  a las ciencias físico-químicas a partir del siglo XX, momento histórico en que se producen en Física descubrimientos transcendentales y la Química está en plena actividad,  consolidada como ciencia tras  la revolución de Lavoisier y Dalton. Podemos afirmar que el origen del género científico como tema teatral arranca realmente en la década de 1940, alcanza su máximo esplendor en los ochenta, entra en crisis a la par que las ideologías y remonta levemente a partir de 2000.

Analizaremos  las mejores creaciones científico-teatrales de ese periodo. En el ámbito de la Física nos centraremos en Brecht, Dürrenmatt, Kipphardt y Frayn, que reflejan en sus obras la responsabilidad  personal de los científicos y en  la Química, donde  Hoffmann y Djerassi  dan la apreciación del científico sobre su entorno. Haremos también mención a Fenwick, entre la Física y la Química. Todos estos autores son europeos, si bien Djerassi y Hoffmann se nacionalizaron estadounidenses.

Física y teatro

Vida de Galileo, drama de catorce escenas y epílogo, de Bertolt Brecht- marxista e innovador del teatro- fue escrita en el periodo1937-39, se estrenó en 1943 en Zurich y en una versión corregida  cuatro años después en Beverly Hills con Charles Laughton de protagonista. Hubo una definitiva revisión producida por el Berliner Ensemble  cuando  sorprendió la muerte al autor en 1956. Brecht proponía cambiar las emociones del teatro convencional por la reflexión y la observación crítica. Fue también un poeta popular; algunos de los himnos de los combatientes de las brigadas internacionales en la guerra civil española parten de sus versos y cantautores y rockeros de todo el mundo han puesto música a sus poemas. También en las redes sociales, sus frases y aforismos son muy utilizados por activistas y profanos.

Bertolt Brecht

El teatro brechtiano no arriba a España, y lo hace de forma precaria, hasta 1958. Existen dos versiones cinematográficas con el título Galileo Galilei,  una de  Joseph Losey y otra de Liliana Cavani. La base argumental es la experiencia vital del padre  de la Física moderna que negó el sistema aristotélico y ptolemaico, confirmando que la Tierra gira alrededor del Sol- el cielo ha sido abolido-  y  que tuvo que retractarse por la presión de la iglesia y el  temor a seguir los pasos de Giordano Bruno, quemado en la hoguera por defender las tesis copernicanas. El texto, en el que se insertan poemas, construye la trayectoria personal y pública de Galileo, configurando un antihéroe- ¡pobre del país que necesita héroes!- cuyos errores y debilidades se entrecruzan con el afán de la búsqueda de la verdad y el progreso de la humanidad. La música, con niños como intérpretes, era de Hans Fisler.

El suizo Friedrich Dürrenmatt fue un creador polifacético: filósofo, filólogo, con estudios de ciencias naturales, pintor, escritor de novelas y teatro y muy presente en programas radiofónicos. “Escribo conociendo lo absurdo de este mundo”, decía.

Dürrenmatt

Llevó al escenario Los físicos en 1962,  una comedia negra del absurdo, parábola de la guerra fría según sus  palabras. Plantea, al hilo de la física atómica, la responsabilidad del científico con sus descubrimientos, liberándolo y adjudicando al poder y a la sociedad  la decisión última del uso peligroso de los mismos. La obra se desarrolla en dos actos teniendo como escenario único la sala de un sanatorio de nombre Les Cerisiers. Trata de un físico nuclear, Móbius- otro antihéroe- que se finge loco y se hace  encerrar  para salvaguardar sus investigaciones del poder-una terrible fórmula para un arma mortífera-  y del acoso de dos científicos agentes de  potencias de sistemas opuestos. También ha de preservarse de la directora del centro que participa en la  conspiración. En España llegó, siguiendo la versión definitiva, en 1980.

El caso Oppenheimer, muestra de teatro-documento, se estrena en 1964. Cuestiona la objetividad de la ciencia y el apoliticismo de los científicos. Se ocupa del juicio a que fue sometido uno de los padres de la bomba atómica, Julius Robert Oppenheimer, director del Laboratorio Los Álamos, acusado por el macartismo-descarnada pesadilla de toda una época en Estados Unidos-de compañero de viaje de los comunistas y simpatizante de la causa republicana española. Era partidario de acuerdos con los soviéticos para el desarme nuclear, oponiéndose a la fabricación de la bomba de hidrógeno y por esos motivos la caza de brujas le apartó de la Comisión de la Energía atómica y fue sometido a un proceso por alta traición, cuyas conclusiones se publicaron en 1954. “Nos hemos enfrentado con el pecado”, dice en la primera escena Oppenheimer asegurando que la ciencia, en lo nuclear, había realizado el trabajo del diablo y era el momento de volver a su misión de búsqueda de la verdad. Fue rehabilitado en 1963.

El autor, el alemán Heinar Kipphardt, doctor en medicina, psiquiatra y miembro del Deutsches Theather, se declaraba escéptico tanto en lo político como en lo estético. En su creación fue especialmente crítico con las guerras y la jerarquía militar.

Oppenheimer con Einstein

Según el profesor Albert Presas “En las tres obras antes citadas, especialmente en las de Brecht y Kipphardt, se manifiesta una intención ilustradora que pretende potenciar la conciencia política y moral y la capacidad crítica del espectador para influir en las relaciones sociales (…) Aparece el conflicto entre la voluntad de conocimiento del científico, dispuesto  para obedecerla y subordinarse a los intereses del Estado, y un principio ético superior que debe defender ante la sociedad. (…) A la luz de estas tres obras emblemáticas, cabe preguntarse por su contribución a la divulgación de la ciencia y del contenido de los temas considerados. Como consecuencia del papel otorgado a la ciencia y al científico, los tres autores  contribuyeron a hacer de los científicos auténticos héroes contra el dogmatismo y la ignorancia”

Michael Frayn dramaturgo y periodista inglés  estrenó en 1998 Copenhagen, obra en dos actos, con notable interés del público, pues se mantuvo dos años en cartel en Londres. Se presentó en Madrid en 2003 y en Barcelona se  ofreció en abril de 2011 en el Teatro Nacional de Cataluña, en  oportuno momento tras el reciente desastre nuclear de Fukushima, Japón otra vez. Su puesta en escena  revalorizó el género de la ciencia como motivo teatral. Fue galardonada con los prestigiosos premios Standard Award y Tony.

Escena de Copenhagen

Frayn reconstruye el supuesto encuentro entre dos célebres Premio Nobel, Niels  Bohr y Werner Heisenberg  y su diálogo de intercambio de ideas en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. También participa Margrethe, esposa de Bohr. La explosión de bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki, con la contienda decidida, había removido la conciencia de los científicos, circunstancia que se refleja en el texto. La conversación  pudo tener como objetivo por parte de Heisenberg justificarse ante  Bohr, que tuvo cierta participación en el proyecto americano,  e incluso ganarle para la causa en que  estaba involucrado de fabricar la bomba para los nazis. En la trama se intuye un cierto interés didáctico e intención divulgativa. Véase el siguiente comentario  de Bohr a Heisenberg: “Usted sabe lo mucho que creo que no hacemos ciencia para nosotros mismos, que lo hacemos para que la podamos explicar a los demás en un lenguaje sencillo”.

Los autores de las obras anteriores son literatos que escriben sobre ciencia, concretamente de Física.  Dejerassi y Hoffmann, científicos prestigiosos,  dan a los químicos la palabra.

Teatro y química

Les palmes de monsieur Schutz

Les Palmes de M.Schutz (Los méritos de Madame Curie), del novelista y actor francés Jean Nöel Fenwick,  que obtuvo el premio Moliére en 1989, fue concebida como una comedia elogiosa con la ciencia, el progreso y la mentalidad positiva y abordaba en clave humorística la figura de Maria Sklodowska y sus colaboradores. Es la historia del trabajo en precario de los Curie en  el destartalado laboratorio de Física y Química de París bajo la supervisión de su entrañable y competitivo director, el profesor Schutz. Fue traducida al italiano con el título Amore e Chímica y en Madrid la protagonizaron Amparo Larrañaga  e Iñaki Miramón.

Claude Pinoteau  la llevó al cine en 1997 con interpretación de Isabelle Huppert, Philipe Noiret,  y Charles Bering. Participaron los Nobel franceses  George Charpack y Pierre-Gilles de  Gennes  en papeles testimoniales de conductor de camión, George y de repartidor, Pierre- Gilles respectivamente.  Se proyectó para escolares en la Universidad de Barcelona en 2009 y para los internos de los centros penitenciarios aragoneses de Daroca y Zuera dentro del programa Ciencia Viva para la cárcel con motivo de 2011  Año Internacional de la Química.

En Química el mayor éxito ha  sido para Roald Hoffmann, premio Nobel  por sus teorías de simetría de los orbitales electrónicos de las moléculas y las investigaciones sobre los mecanismos de las reacciones químicas y Carl Djerassi, que contribuyó con Rosencranz a la aplicación de la progestina 9 como píldora anticonceptiva. Escribieron  conjuntamente  Oxygen, cuyo  argumento gira en torno a la hipotética concesión del Nobel de Química retrospectivo por una sola vez. El comité decide que el descubrimiento del oxígeno es el hecho trascendental que abrió definitivamente el paso a la Química moderna y en consecuencia nomina candidatos a  Joseph Prietsley, Carl Scheele Antoine Lavoisier. Los tres químicos y sus esposas transitan por el espacio tiempo, pues se presentan ante el rey sueco en 1777 y discuten con científicos actuales en 2001. También se debate el propio concepto de descubrimiento, que se realiza  en Química en varias etapas, pues no basta con aislar un cuerpo sino que hay que identificarlo  y estudiar su naturaleza y propiedades.

Aunque la Ciencia y los científicos han sido frecuente fuente en que se ha inspirado la literatura, en pocas ocasiones como en Oxígeno tres químicos ocupan un papel central en el escenario. Se ha representado con éxito en Estados Unidos en 2001 y posteriormente en Alemania, Italia y Gran Bretaña  y se han realizado emisiones radiofónicas en varios países. En la Universidad Autónoma de México se estrenó en 2006  en castellano como lectura dramatizada y en ese mismo formato en Barcelona un año después y en la Universidad de Valencia en 2011. En la región aragonesa estábamos preparados y con todos los requisitos técnicos para representarla más que dignamente,  pero la crisis económica y otros factores lo impidieron. Félix Martín, que la iba a dirigir, ya puso en escena Los físicos con la compañía Luna de Arena  en 1994 en Zaragoza.

De las obras reseñadas no todas se han estrenado profesionalmente  en España, pero sí en algunos países de habla hispana como México y Argentina, con gran bagaje cultural y teatral. Nuestro retraso con respecto a los países anglosajones, Alemania, Francia e Italia en producción científica e investigación está en la misma escala que el interés por la relación ciencia-teatro.

Concluimos con palabras de Presas, “Ciencia y teatro son consideradas elitistas, seguramente con razón. La carrera científica va ligada a un gran sacrificio personal e intelectual. Por otra parte desde hace un tiempo se habla de la muerte del teatro. Si la combinación entre teatro y ciencia es oportuna y acertada para una comprensión más lúcida de la ciencia y el teatro por su parte adquiere nueva fuerza dramática, es algo que está por ver. Quizás se necesiten más apuestas decididas y más experimentos teatrales”.

Bibliografía:

-Bertolt Brecht: Vida de Galileo. Alianza Editorial. 2007.

-Friedrich Dürrenmatt: Los físicos. Editorial Tusquets. 1973.

-Heinar Kipphardt: El caso Oppenheimer. Editorial Aymá. 1964.

-Michael Frayn: Copenhagen. Editorial Randon House. 1998.

– Jean Nöel Fenwick: Les Palmes de M.Schutz. Editorial La Française illustrée.2002  

-Carl Djerassi y Roald Hoffmann: Oxígeno. Editorial Fondo de Cultura económica. 2003.

(*) Unidad didáctica.

Más información en: www.wired.com/news/culture/0,1284,51984,00.html , www.djerassi.com  y www.temakel.com/teatrocopenhague.htm

 

Miguel Carreras Ezquerra-Presidente Asociación Ciencia Viva.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Apuntes de Ciencia Viva

Streaming Ciencia Viva

CON CIENCIA – TVE Aragón

Ciencia Viva en la cárcel

Revista A ciencia cierta.. (2000-09)

Ciencia en Expo Zaragoza

Sonia Fernández Quantum Ergo

David Jou en Quantum Ergo

Mira Quanta (Alberto Galindo)

Manuel Asorey Quantum Ergo

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 1.713 seguidores

Estadisticas Blog

  • 187.567 visitantes

Premio Casa de las Ciencias 2000

Premio Saviron a M. Carreras

Fotos Premio Saviron 2006

Twitter Ciencia Viva

A %d blogueros les gusta esto: