Ciencia Viva para la Carcel

Superheroínas y enemigos invisibles en Ciencia Viva para la cárcel

Superheroínas y enemigos invisibles en CV para la cárcel

Entre finales de octubre y principios de noviembre comenzamos en los centros penitenciarios de Zuera y Daroca el ciclo Jóvenes científicos aragoneses dentro del programa Ciencia Viva para la cárcel.

El curso pasado iniciamos una colaboración con el IES Comunidad de Daroca que se ha consolidado este año, de modo que sus alumnos participan de estas mismas charlas en su centro.  Intentaremos extender la experiencia a Zuera.

Por otra parte Leticia Hernández Hernández se incorpora al programa como adjunta a la coordinación. Ha estudiado Comunicación Científica en la Universidad Pompeu Fabra y ha colaborado con Tercer Milenio de Heraldo de Aragón. Actualmente dirige el departamento de comunicación de Albireo Cultura Científica. Esta crónica se ha escrito con su valiosa participación.

En Zuera, el día 29 de octubre,  intervino María Villarroya Gaudó, licenciada en Ciencias Físicas y doctora en Ingeniería eléctrica. Es profesora en la Escuela de Ingeniería y Arquitectura de la Universidad de Zaragoza, donde es secretaria de Internalización. Preside  la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (AMIT) y ha recibido el Premio Sabina de plata de este año.

María expuso a los internos e internas cómo desde la antigüedad han existido las mujeres científicas, pero sólo algunas de ellas son conocidas, como Hipatia de Alejandría o las premio Nobel Marie Curie y Rita Levi- Montalcini. Aunque hay otras mujeres que han hecho importantes aportaciones, como Hedy Lamarr, actriz de cine y pionera en comunicaciones inalámbricas, Margaret Hamilton, que en 1969 programó el Apolo XI, o la catalana Josefina Castellví, oceanógrafa que se embarcó para investigar en la Antártida pese a estar prohibido el acceso de las mujeres a los buques expedicionarios. También recordó a la filóloga aragonesa María Moliner.

Villarroya señaló que actualmente, en España, hay más mujeres que estudian doctorado en el CSIC, pero sólo un 25% de ellas llega a los altos puestos. Como dice la profesora de ingeniería de la Universidad de Yale, Margarita Rossiter: “La labor de las mujeres investigadoras es trascendental para la humanidad y así debe valorarse”.

En el coloquio final se le preguntó por las dificultades personales que había encontrado y dijo que había tenido todo el apoyo familiar y no se percató de la realidad hasta que fue de Erasmus a Alemania. También comentó que, con la baja maternal, se excluyó su firma en algún artículo científico en que había participado. Respondiendo a otras preguntas dijo que para mejorar la situación hay que ir por las escuelas y colaborar con los docentes y, aunque ese trabajo ya se hace, se sigue realizando por gente altruista.

El acto fue presentado por Carlos Izquierdo y asistió un grupo de alumnas de Trabajo social en prácticas.

Y en Daroca, el 9 de noviembre, nuestra invitada fue Nerea Irigoyen Vergara, que fue presentada por Jaime Castejón. Es licenciada en Farmacia y doctora en Virología Molecular. En 2010 comenzó a trabajar en el Departamento de Virología de la Universidad de Cambridge, siendo la primera científica en aplicar el perfil de ribosomas a virus RNA. Es socia fundadora de Científicos españoles en el Reino Unido y forma parte del comité de Mujer y Ciencia. Tiene laboratorio propio y ahora trabaja en el virus del Zika.

Y fueron éste y otros virus, transmitidos por mosquitos, como Chikungunya (andar doblado) y Dengue,  los que ocuparon buena parte de su charla. Son los más peligrosos actualmente, pero han reaparecido algunos que se creían erradicados. Zika (sobrecrecido) surgió en Uganda en 1947 y en la última década han aparecido brotes por el  Pacífico y la Polinesia francesa. Interactúa con los cuatro tipos de Dengue y hay teorías que apuntan a que podría tratarse de un quinto tipo de este virus. En 2015  la OMS declaró una emergencia de salud pública global a causa de su propagación en Latinoamérica.

Señaló Nerea, por otra parte, que han reaparecido algunos virus que se daban por erradicados. Las razones, explicó, serían su propia adaptación y evolución, la superpoblación, globalización y viajes transoceánicos de los humanos y  también los factores ambientales. El cambio climático propicia un aumento de las inundaciones anuales, lo que genera agua estancada, un lugar ideal para la vida de los mosquitos. Además, el calentamiento global favorece que éstos sobrevivan todo el año, multiplicando así las probabilidades de transmisión de estos virus.

Según dijo, los virus no son una amenaza para el ser humano, ya que solo hay un 0,0001% de probabilidades de que  una pandemia nos elimine, si bien para el Premio Nobel de Fisiología y Medicina, Joshua Lederberg, “la única y mayor amenaza al dominio del hombre sobre el planeta es un virus”.

Acabada la charla se dio paso al turno de preguntas con una gran participación de los asistentes. Desde las más catastrofistas: ¿Cuánto nos queda? ¿Está subiendo el índice de contagios? ¿Cuál es la probabilidad de infectarnos por una picadura? A otras más esperanzadoras: ¿Se implican de verdad las administraciones? ¿Entonces es bueno vacunar? O curiosas: ¿Por qué vienen casi todos estos virus de África? Nerea respondió a todas ellas de manera muy divulgativa, al igual que toda la sesión. Nos queda mucho porque en España, por ejemplo, el riesgo de infección por picadura es realmente bajo. Además, un virus como el Zika no resurgirá hasta dentro de 10 ó 15 años. Las administraciones se implican, por ejemplo, controlando al mosquito tigre. Y lo que de verdad es un riesgo es no vacunarse. Sin ir más lejos, en Reino Unido ha resurgido el virus de la polio. Y hace un par de años hubo una muerte por tosferina ya que la persona afectada no se vacunó en su día y es muy difícil conseguir la medicación adecuada hoy en día. En cuanto a que la mayoría de virus llegue de África la explicación es muy sencilla: por la selva y los murciélagos que habitan en ella. Algunos de ellos portan hasta 50 virus diferentes, de ahí que sean muy estudiados por la comunidad científica.

Como broche final, Nerea Irigoyen quiso dar un mensaje positivo: también hay virus buenos que se usan en terapia génica, como es el caso de los fagos, virus que infectan a las bacterias y que ayudan a combatir la resistencia a los antibióticos.

En el instituto los alumnos y alumnas asistieron muy interesados por la conferencia e hicieron muchas preguntas al final. Explicó Nerea cómo los virus han alterado el ritmo de la historia, cambiando incluso el resultado de contiendas y el curso de la medicina, la religión, la educación y la propia ciencia. Aventuró también cómo evolucionará en el futuro nuestra relación con los virus. Estuvieron como invitados los padres de Nerea.

 

Leticia Hernández Hernández y Miguel Carreras Ezquerra.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Apuntes de Ciencia Viva

Streaming Ciencia Viva

CON CIENCIA – TVE Aragón

Ciencia Viva en la cárcel

Revista A ciencia cierta.. (2000-09)

Ciencia en Expo Zaragoza

Sonia Fernández Quantum Ergo

David Jou en Quantum Ergo

Mira Quanta (Alberto Galindo)

Manuel Asorey Quantum Ergo

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 1.715 seguidores

Estadisticas Blog

  • 167.879 visitantes

Premio Casa de las Ciencias 2000

Premio Saviron a M. Carreras

Fotos Premio Saviron 2006

Twitter Ciencia Viva

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: